Un perro policía detectó sangre humana en el coche de Francisco Medina

  • El instructor afirma que el animal es capaz de localizar "los restos que no se ven"

Un perro del Equipo de Detección y Localización de Restos Biológicos de la Guardia Civil detectó presencia de sangre humana en el coche de Francisco Javier Medina, el único acusado por el doble crimen de Almonte (Huelva), donde perdieron la vida una niña de 8 años y su padre en abril de 2013.

Durante su declaración en el juicio que por esta causa se celebra en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva, el instructor del animal ha precisado que la inspección del coche por parte del animal se realizó en mayo de 2014, más de un año después de que sucedieran los hechos.

Ha explicado que el que hubiera transcurrido este tiempo no es obstáculo para el animal, que es capaz de detectar dichos restos de manera fiable hasta cinco años después de un determinado hecho e incluso aunque se haya limpiado en varias ocasiones.

El agente ha precisado que se realizaron dos inspecciones, la primera de ella el 11 de mayo de 2014, de madrugada, y después de que ese mismo día se hubiera llevado al perro hasta la vivienda donde ocurrieron los hechos al objeto de que oliera y realizara varios marcajes sobre la sangre que en ella hubo en su día.

En esa primera inspección se dejó al perro suelto, es decir, no se le dirigió y abarcó a un total de ocho vehículos, parándose únicamente en el coche del acusado y realizando un marcaje de presencia de restos biológicos, concretamente sangre, en la parte trasera derecha exterior del mismo, coincidente con el maletero y en el interior del mismo por esa zona.

El agente ha dejado claro que el perro "no se equivoca" que está adiestrado para marcar "los restos que no se ven", de ahí que pueda ser posible que, después, científicamente no sea posible obtener ninguna prueba.

La segunda inspección se llevó a cabo el 17 de mayo, esta vez centrada ya únicamente en el coche del acusado y con unas condiciones de humedad muy distintas al primer día, marcando el animal el mismo punto y reaccionando de la misma manera

Cuestionado por si pudiera ser otro tipo de resto biológico que no fuera sangre, ha señalado que el comportamiento del animal hubiera sido distinto, por lo que ha concluido, sin dudas, que marcó sangre, "no lo dudó".

También han declarado los agentes que realizaron la primera inspección ocular del vehículo en mayo de 2013, asegurando que no encontraron ningún tipo de restos; hicieron otra inspección un año después centrándose en la zona marcada por el perro de donde tomaron siete muestras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios