"He podido estar detrás de las cosas más importantes hechas en Huelva"

  • Consejero en el primer Gobierno andaluz, estuvo con los presidentes Escudero, Rodríguez de la Borbolla y Chaves, once años en Obras Públicas y cuatro en Economía y Hacienda

La suya es una pasión por la política acompañada por la de la arquitectura. No se ha desenganchado de la política, pero intenta concentrarse en el trabajo, ahí está su nuevo estudio de arquitectura. Muchos le siguen diciendo que cada vez que ven algo importante en Huelva él ha estado detrás, el puente sobre el Odiel, la avenida de Andalucía, la red arterial, los puertos de Ayamonte o Isla Antilla... "Detrás de esas grandes obras he estado yo, no por méritos, sino porque me tocó". No se ha considerado un funcionario de la política, "he sido político mientras he mantenido la pasión por el servicio publico". Pasión por cosas concretas, restaurar ayuntamientos, hacer miles de viviendas, la A92, puerto deportivos, o construir la Expo 92, "en todo he sido un copartícipe, un número dos de grandes cosas".

Estudió arquitectura en Sevilla del 65 al 70, en el 68 era delegado de curso, asume un cierto compromiso político, que se convierte luego en social. La lucha contra el franquismo, por la democracia, por la amnistía, cuando llega a Huelva la canaliza en un compromiso por la opción socialista. Primero llega a la UGT "porque en el partido te pedían como un examen de sangre y los profesionales éramos gente sospechosa, porque no teníamos convenio que hacer, ni patronos a los que reivindicarle nada". Una UGT nucleada sobre el Metal alrededor de Tomás Seisdedos, los dos Luis Ramos y Carlos Navarrete. Montaner llevó el aula de formación de UGT y el servicio de propagando, el periódico se hacía en su casa. Fueron unos años setenta muy comprometidos, pudo ir a los primeros congresos de la clandestinidad de UGT, no pude estar en el congreso de Suresnes, pero sí en el de los socialistas en Lisboa.

En 1979, cuando se hicieron las listas a las municipales montan una escuela municipal para formar a los candidatos socialistas de todos los municipios con Alfonso Garrido, González Gastañaga y Juan Ron. Era una escuela ambulante, en la Vieja Guardia de Punta o en la sede de la UGT, explicaban qué era un presupuesto, una norma subsidiaria, lo más elemental, "había que tener en cuenta que entrarían como alcaldes personas que no habían pisado un ayuntamiento en su vida, salíamos de la clandestinidad".

Reconoce que en el 72 se consolida el partido bajo la dirección de Carlos Navarrete. Montaner había entrado un año después y asegura que si alguien le preguntara quién puede ser su padre en el partido diría que ese es Carlos Navarrete. "Era el líder indiscutible en aquella época, bajo su discurso y su dirección muchos nos hicimos socialistas en Huelva, aunque algunos no lo quieran reconocer. Otra cosa es que en su última etapa con la salida de Felipe González, la pérdida del Gobierno, en la renovación hiciera demasiado ruido y no encajara en esa etapa. Siempre he dicho que la renovación ha supuesto mucho sacrificio a gente valiosa y también incorporó a otra muy buena. Creo que en Huelva la renovación del partido socialista no se ha hecho plenamente, todavía está dirigido por gente bajo el manto de Carlos y José Antonio. Javier Barrero vino a Huelva como abogado laboralista, lo llamó Carlos Navarrete y José Antonio Marín, cuando tuvo problemas con ellos yo lo tuve en la Consejería de Obras Públicas como ponente de la comisión provincial. A Barrero le tengo un afecto especial, porque cogió el testigo de los abogados laboralistas de Huelva de Navarrete y Marín". Luego, cuando han llegado las guerras internas del partido, como "no he estado en la ejecutiva lo veo más a distancia; siempre he gozado de la confianza del partido a nivel regional porque llegaba por Borbolla y me elegía, llegaba Escuredo y me elegía y llegaba Chaves y me pedía que siguiera, ese mismo afecto que he tendido en el partido a nivel regional y federal a veces lo he echado en falta en Huelva, tengo que reconocer que no me he sentido muy apoyado por la dirección del partido, no por la gente de Huelva de la que siempre he notado un afecto importante porque de alguna manera he sido embajador de Huelva en Sevilla". Recuerda que llegó a ser presidente del Consejo Económico y Social de la Universidad a pesar de gente de su partido, "pero la gran satisfacción de ser diputado por Huelva supera lo que dijera un grupo minúsculo, mandara o no mandara"

No acaba de entender cómo hoy pueda ir un consejero en el cuarto o sexto puesto en las listas al Parlamento. "La vida orgánica tiene que ser respetuosa con los logros del propio partido que ha conseguido que aquí gobernemos durante 25 años y en algo tendrá que ver Manuel Chaves. Estos fenómenos distorsionan la realidad, porque tu al final a quién estás votando a Cinta Castillo y a Mario Jiménez o al Gobierno de Chaves, eso desvirtúa la realidad y aminora el apoyo electoral, cosa no deseada".

Para él existe una suplantación del poder orgánico sobre el poder institucional o poder político y eso hace que en Huelva no haya acuerdo en el Ensanche Sur, en la presentación de la estación Ave, o en la apertura de la Casa de Juan Ramón. "No se puede gobernar desde la oposición siendo tu gobierno, o desde la oposición excluyéndote, los dos pecados son malos. En Huelva allí donde va uno no va el otro, no se puede presentar la maqueta del Ave si no está el alcalde, porque nace ya el proyecto dentro de una polémica no deseada. Eso hay que resolverlo, yo no digo quién tiene la culpa, sino que es una perversión del sistema, un mal sistema para gobernar democráticamente, que lo único que generamos es conflictos. La política sectaria es mala".

Algo que en la Transición no pasaba y que él vivió en primera persona, porque se tuvo la elegancia, la educación, y una dosis de consenso y capacidad de diálogo que ahora entre el PP y el PSOE no existe y eso se ha trasladado a todas las provincias, e internamente existe una especie de predominio de la vida orgánica sobre la vida institucional, ejecutiva". Se pregunta por qué no hay cambios en los candidatos al Senado, porque no van a ser toda la vida los mismos, cuándo va a llegar la renovación, qué referente social, cultural, económico, profesional tiene un candidato, tanto del PP como del PSOE. Antes había un jubilado, un sindicalista... y ahora además de los servicios prestado, quién es un referente social, cultural, económico, institucional, histórico, es de la juventud, en qué ha destacado. En la Transición todos los comprometidos éramos algo en la vida civil, ahora hay más funcionarios del partido que referentes sociales".

Cree que la Transición como las etapas pasadas hay que recordarlas con satisfacción y no con nostalgia. "Estoy muy contento de lo que hice pero no tengo nostalgia, lo que ahora tengo es ilusión por las cosas que me quedan por hacer. La gente me pregunta por qué no me jubilo, porque me gusta hacer cosas".

"La Transición fue la gran oportunidad de los españoles de dar un salto de una dictadura a una democracia pacíficamente, debo reconocer que pasaba miedo, yo en la policía tenía en mi ficha que era del Partido Comunista, y no lo fui nunca solo del PSOE. Me identificaban como un profesional liberal de izquierda que podía enfrentarse a la policía porque tenía autonomía personal y no era un sindicalista que dependía de un jefe o patrono".

Recuerda la preocupación con la que vivió el 23-F, le cogió en Málaga y tenía que trasladarse hasta Málaga, cuando no había autovía, ni móviles, tenía que ir parando en bares de carretera para llamar y pedir información. A los suyos les dijo que se tranquilizaran, por su puesto no fue a dormir a su casa, el partido tenía un piso franco y los archivos quedaron también a buen recaudo. "Genaro García-Arreciado se encargó de todo, el partido funcionaba muy bien". Cuando pasó por Sevilla le dijeron que se marchara a Huelva, que ya todos sabían lo que tenían que hacer. Como consejero estaba preocupado, "circularon listas y a las puertas del Ayuntamiento aparecieron algunos pistoleros, pero no se aceptó la provocación".

En el campo de la arquitectura Jaime Montaner comparte en sus inicios estudio con Andrés Romero y José Ramón Moreno, y más tarde llegan Tomás Curbelo, José Alvarez Checa, Ángel López y Manuel Ángel Vázquez. Montaner asegura que hoy Huelva tiene una arquitectura de consumo media alta de muy buena calidad y hay grupos de profesionales muy interesantes con referencia en Andalucía.

Para él la avenida de Andalucía, que diseña Alejandro Herrero en el 64, es la que hoy articula la ciudad, la empieza hacer la Empresa Pública del Suelo que luego conecta con A-92 y Juan Ceada consigue la ronda norte, mientras que el último tramo lo mejora Pedro Rodríguez desdoblándolo siguiendo el modelo de la avenida de Andalucía. Luego está el Peri de Zafra, que encargan a Andrés Romero, "con una magnífica estación, muy bien organizado, pero colmatado internamente".

Ahora asegura que hay varios problemas urbanísticos. Considera que el Ensanche Sur es una operación fallida por falta de entendimiento no porque sea desproporcionada, "pero es una operación que se debe hacer entre el consejo de la Junta y la generosidad del Ayuntamiento con una visión más de futuro, porque acercar la ría a la ciudad es un hecho incontestable que había que hacerlo. Se precipitó el Ayuntamiento cuando sacó a subasta el suelo del Ensanche Sur, tenía que haber hecho previamente un plan de sectorización porque el suelo era urbanizable no sectorizado y tenía que haber metido VPO. Ahora dicen que se va a hacer VPO detrás de la Ronda Norte y creo que por ahora no se debería saltar. En Pescadería se perdió la oportunidad de hacer las dotaciones que necesita el centro de la ciudad".

En cuanto a la estación del Ave asegura que no se puede presentar una maqueta diciendo que no se conoce la ciudad porque los proyectos no son exportables. "Hay que ver si la ciudad demanda esa torre, esta es una estación término y no de tránsito, a lo mejor es que se quiere convertir en un hito del poder civil trasladando allí las oficias de la Junta y el Gobierno central".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios