El pederasta aún está matriculado en un curso del IES San Sebastián

  • Pidió cambiarse al turno matinal alegando problemas familiares, pero no lo consiguió

Comentarios 2

En el Instituto de Educación Secundaria San Sebastián de la capital no se habla en estos días de otro asunto. El presunto asesino de Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, se había inscrito en uno de sus cursos y aún permanece activo su expediente de matriculación.

Una vez más, el pederasta muestra al mundo su rutinaria búsqueda de su objeto de deseo en los centros escolares. Con el susto y la sorpresa aún metidos en el cuerpo, el director del IES San Sebastián, José Gil Jiménez, asegura que no "notamos nada alarmante en su comportamiento", por lo que no procedieron a su expulsión.

Santiago del Valle se inscribió en el centro de educación secundaria "cuando ya había comenzado el curso, a mediados de octubre del año pasado, más o menos". Eligió un módulo del ciclo formativo de Administración, concretamente el curso de grado medio Gestión Administrativa.

Según Gil Jiménez, éste es uno de los cursos más demandados de todos los que oferta cada año el instituto, por lo que "cuando este hombre se matriculó, sólo quedaban plazas en el turno de tarde. Tenemos a mucha gente en este curso y las vacantes para el turno matinal se acaban pronto".

Sin embargo, parece que la asignación de este horario no satisfizo el objetivo del pederasta. Y es que "por la tarde tenemos a los adultos y a muchachos mayores de 18 años, que ya no son niños".

Al percatarse de esta situación, Santiago del Valle solicitó de inmediato su cambio al turno matinal, alegando que tenía problemas familiares y que no podía acudir a clase por la tarde. Su petición, obviamente, no fue atendida y el individuo "abandonó nuestro instituto en el mes de diciembre, aunque todavía sigue matriculado en el ciclo formativo".

Lo único que llamó la atención del profesorado durante aquel mes y medio en el que el presunto asesino de la niña de El Torrejón frecuentó el IES San Sebastián fue que "mostraba poco interés en las clases, él no estaba aquí para aprender nada". Además, todos se percataron de que "no era un buen alumno y vestía muy raro, aunque no nos imaginábamos que iba a ser quien es ni que tendría tantos antecedentes penales".

Otros miembros del centro educativo tienen clavada en la retina la imagen de Santiago sentado en un banco frente al edificio del San Sebastián a partir de las dos de la tarde, donde esperaba pacientemente la salida de los chiquillos cuando finalizaba cada día la jornada escolar.

Ahora surgen los temores, el miedo levanta el vuelo y corroe como una pesadilla el ánimo del profesorado y de los padres que ven cómo la amenaza del pederasta estaba a un palmo de sus narices y no tuvieron la oportunidad de saberlo a tiempo. En el colegio Sagrado Corazón de Jesús, el Diocesano (el centro en el que estaba escolarizada la pequeña Mari Luz Cortés), se dieron cuenta de su extraño comportamiento y fue expulsado de inmediato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios