Los pacientes son controlados con un seguimiento de entre 6 meses y un año

De tener como objetivo un trasplante de hígado, a tener que tomar una sola pastilla al día hay un gran abismo que afortunadamente se ha producido en el colectivo de los pacientes de la amiloidosis hereditaria.

Aparte de los 70 casos que son tratados en el Juan Ramón Jiménez y que se refieren a personas portadoras y asintomáticas, las consultas de Medicina Interna dedicadas a estos pacientes tratan a más de 50 personas. Todos ellos mantienen un seguimiento que oscila entre los seis meses y un año.

Sin embargo, como apuntó Francisco Muñoz Beamud, "intentamos ser muy flexibles y así les compartimos nuestro correo electrónico y nuestro número de teléfono por si quieren consultarnos algo".

La extraordinaria evolución de los tratamientos cuenta además, con el apoyo de la Sanidad pública. Son fármacos que han de ser retirados en el hospital, es decir, no pueden ser dispensados por las oficinas de farmacia. Tienen un coste muy elevado de manera que los que los están recibiendo son sometidos a un seguimiento. La prescripción se mantiene si se comprueba que están siendo eficaces.

La amiloidosis hereditaria es una afección por la cual se forman depósitos anormales de proteína (llamados amiloides) en casi todos los tejidos del cuerpo. Los depósitos se forman con mayor frecuencia en el corazón, los riñones y el sistema nervioso. Estos depósitos de proteína dañan los tejidos e interfieren con el funcionamiento de los órganos. Otras amiloidosis no son hereditarias. Esas incluyen la sistémica senil, la espontánea y la secundaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios