Los onubenses logran ahorrar más y reducir su nivel de endeudamiento

  • El dinero depositado en los bancos durante el último año aumenta un 4,77% mientras que el valor de los créditos se reduce un 4,92% · La deuda global de particulares y empresas es más del doble de sus ahorros

El esfuerzo que deben hacer los onubenses para lograr no sólo llegar a final de mes sino ahorrar por lo que pueda venir mañana es cada vez mayor, pero aún así en el último año se ha conseguido (en contra de la tendencia andaluza y nacional) que los hogares de la provincia aumenten su nivel de ahorro. Es la segunda vez que ocurre desde que comenzó la crisis, lo que llevado a que se marque un nuevo máximo histórico. Comportamiento que además ha estado acompañado de una reducción en las deudas contraídas con los bancos. Tanto es así que según los datos del Banco de España (BdE), el valor del dinero depositado en los bancos ha aumentado un 4,77% en el último año. Las entidades bancarias custodian 5.377 millones de particulares y empresas, 245 millones más que un año antes (los últimos datos actualizados del BdE corresponden al mes de septiembre).

Los expertos apuntan a que el hábito de guardar es un efecto lógico en época de vacas flacas porque la incertidumbre ante lo que pueda pasar mañana y la debilidad (cada vez mayor) del mercado laboral provoca que la mayor parte de los onubenses apuesten por administrar al límite los ingresos de forma que siempre haya una parte que se pueda reservar. Y es que en los tiempos que corren, disponer de un colchón económico para poder hacer frente a cualquier imprevisto se ha convertido en una prioridad para las familias onubenses. Ya en 2010 se alcanzó un récord. Nunca antes se había ahorrado tanto. De hecho, previamente a que la crisis empezara a dar rienda suelta a los peores presagios lanzados por los analistas económicos, en septiembre de 2007, los depósitos no superaban los 4.829 millones en la provincia. Lo que implica que la pérdida de confianza y el temor de los onubenses a quedarse en el paro ha lastrado el consumo y ha elevado la capacidad de ahorro, hasta lograr una medida de 9.832 euros depositados por persona.

Eso tiene una contrapartida clara: cada vez se consume menos. Y ahí está el peligro de seguir asentados en ese parón de consumo que lleva ya años pasando factura a las cuentas de las empresas de la provincia. Si no se compra, no hay beneficios y sin ellos no se crea empleo.

Se ahorra más y también se debe menos a los bancos, aunque la diferencia entre deudas y ahorro sigue siendo más del doble. El volumen de los créditos concedidos a los onubenses en 2011 fue de 10.884 millones, frente a los 11.468 millones que se debían un año antes (-4,92%). Y eso deja una deuda media por onubense de 20.852 euros.

El desfase entre depósitos y créditos ha sido una constante desde que comenzó la crisis y a pesar de que las entidades bancarias cerraron el grifo y siguen poniendo dificultades para conceder préstamos, la brecha entre el debe y el haber sigue siendo excesiva; aunque eso sí, en Huelva ya se ha conseguido ir reduciendo la diferencia: hace un año era del 130% y ahora ese desfase es del 113% (en el cierre del ejercicio de 20100 la diferencia rozaba el 143% y en los peores momentos llegó a rozar el 200%) .

A la vista de estos datos, se comprueba que los onubenses sí tienen dinero, pero lo que no existe es el clima necesario para consumir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios