Los onubenses buscan una explicación

  • Familiares, amigos y vecinos se dieron cita en los diferentes puntos donde intuían que podían obtener algún dato nuevo sobre la aparición de la pequeña Mari Luz en las aguas del Odiel

Primero en las inmediaciones del Muelle de Levante, para después acudir a los alrededores del tanatorio nuevo de Huelva con un único objetivo, que alguien les dijera algo sobre la aparición de la pequeña Mari Luz. Centenares de onubenses se echaron a la calle para confirmar lo que todos temían y nadie se atrevía a decir en voz alta. En la zona portuaria, un primo de Mari Luz se preguntaba "¿Dónde está mi primita?, ¿qué le han hecho?", pero no había respuesta para ello.

La impotencia daba lugar a la desesperación porque todos los que acudieron sentían que Mari Luz era "una más de nuestras familias". Pero los cordones policiales impedían el paso de todos aquéllos que no tuvieran parentesco directo con la pequeña, lo que provocaba su indignación. Ni siquiera el pastor de la Iglesia Evangélica de Huelva, Tomás Heredia pudo acceder en un primer momento al interior del tanatorio, donde se encontraba la familia Cortés-Suárez.

Los momentos de tensión dieron paso a la impotencia generaliza de no haber podido encontrar a la pequeña con vida después de 54 días desaparecida, con toda una ciudad colaborando para que volviera junto a sus padres, en su domicilio de la Plaza Rosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios