Un joven onubense, Gabriel Guerrero, entre las víctimas de la catástrofe

  • Era auxiliar de vuelo y viajaba en el JKK5022 porque le correspondía trabajar en el trayecto de vuelta de Las Palmas a la península · Su propio padre indentificó el cadáver, que será inciderado hoy en Madrid

Comentarios 35

La tragedia de Barajas ha alcanzado de lleno a Huelva. Gabriel Guerrero Durán, un joven onubense de 32 años figura en la escalofriante lista de víctimas (153 muertos) con que se ha saldado de momento el accidente aéreo.

El nombre de Gabriel Guerrero no aparecía en el listado de pasajeros. Tampoco formaba parte de la tripulación oficial del fatídico vuelo del ya negro 20 de agosto de 2008 con destino a Las Palmas de Gran Canaria. Gabriel, auxiliar de vuelo, viajaba en el JKK5022 porque le correspondía trabajar en el trayecto de vuelta a la península, confirmó una tía paterna del fallecido, Angélica Guerrero.

Antes de que la catástrofe conmocionara a Huelva (la constatación del fallecimiento del joven se producía en la mañana de ayer), la desgracia golpeaba con toda su dureza un domicilio del Pasaje Manuel Machado, donde viven sus padres y hermanos. El dolor impactó al grupo Scout Saltés, al que estaba vinculado Gabriel Guerrero y toda su familia, y al Colegio Santo Ángel, en el que su madre trabaja como profesora.

Los familiares del joven onubense no tendrán que esperar las huellas de ADN para identificar su cuerpo. Tras la noche más dolorosa de su vida, el propio padre de Gabriel, Vicente Guerrero, tuvo que enfrentarse ayer al momento más duro: reconocer el cadáver de su hijo. El rostro de Gabriel, presentaba arañazos pero "no estaba deteriorado y su padre lo reconoció fácilmente", explica su tía entre sollozos y apenas sin voz.

Los restos mortales del joven auxiliar de vuelo serán incinerados hoy mismo en Madrid, mientras en su ciudad, Huelva, las banderas a media asta del Ayuntamiento anuncian duelo en su memoria desde el mismo momento de la confirmación de su fallecimiento en el accidente del JKK5022.

Gabriel era el segundo de cuatro hermanos y trabajaba para Spanair desde hace algo más de dos años, cuando dio un giro a su trayectoria profesional porque, según su entorno, "le atraía y gustaba eso de volar". Se dio de baja en el padrón de Huelva en 2002 para trasladarse a Coslada (Madrid) y, en los últimos meses, tenía base en Barcelona.

Hasta el momento en el que decidió formarse como auxiliar de vuelo, trabajó en temas informáticos (estudió Ciencias Electrónicas en La Rábida) en Madrid y también en Irlanda durante un año aproximadamente, destino que eligió para perfeccionar el idioma al mismo tiempo.

"Activo y una fantástica persona", como lo definen quienes lo conocían, Gabriel era un joven polifacético. A lo largo de 2006, estuvo trabajando como disc jockey en 'El Buda' de Aqualón, al que regresó alguna que otra vez para pinchar porque le gustaba la música.

La Diputación y el Ayuntamiento de Huelva se sumaron ayer a las múltiples muestras de condolencia tras el trágico accidente aéreo.

El alcalde de la ciudad, Pedro Rodríguez (PP), lamentó el accidente y trasladó al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, las condolencias de todos los onubenses por el accidente ocurrido Rodríguez insistió en que la familia de Gabriel Guerrero "va a contar con todo el apoyo en estos momentos tan difíciles".

Por su parte, la presidenta de la Diputación, Petronila Guerrero, envió varios telegramas manifestando en nombre de la provincia la solidaridad con todos los familiares de las víctimas, "que están atravesando momentos de gran dolor por la pérdida de sus seres queridos".

Un equipo multidisciplinar de intervención psicosocial de la Cruz Roja de Huelva (psicólogos, trabajadores sociales y enfermeros) se desplazaron a Madrid para atender a los familiares de las víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios