Dos nuevos Honoris Causa se unen a los doctores de la UHU

El salón de actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Huelva se vistió de fiesta en la mañana de ayer para celebrar los actos de investidura de Horacio Oliva Aldámiz y Sebastián Dormido Bencomo como Doctores Honoris Causa. Profesores e investigadores ambos, con una trayectoria profesional que avala su nombramiento, recibieron los aplausos de los presentes en un solemne acto de los más institucional.

Pasados unos minutos de las doce del mediodía, la comitiva de doctores de la Onubense hacía su entrada en el salón ataviados con los ornamentos propios de su grado, la toga, la muceta y el birrete del color correspondiente a su especialidad formando un collage cromático en el centro de sala, detrás de los puestos reservados para los protagonistas del evento y de cara a la mesa presidencial, una comitiva ésta compuesta por el rector Francisco Javier Martínez quien presidió los actos, así como por los diferentes vicerrectores de la Universidad, a la derecha, y varios representantes de la vida política de Huelva, a la izquierda: el alcalde de la ciudad, Pedro Rodríguez, Javier Barrero, secretario provincial del PSOE, y Cinta Castillo, concejala socialista en el Ayuntamiento de Huelva. El coro universitario entonó el 'Veni Creator' mientras los doctores ocupaban sus asientos observados por todos los presentes que permanecieron de pie en señal de respeto. Llegado el momento, la secretaria de la Universidad capitalina, Sonia Rodríguez Sánchez, procedió a la lectura de los nombramientos, protocolo que dio paso a la entrada de los ya Doctores Honoris Causa que fueron introducidos en la sala de una misma vez por sus respectivos padrinos. Una vez allí, el rector, al igual que haría casi una hora después con el segundo, mandó llamar al primero de los homenajeados que fue investido, Sebastián Dormido Bencomo para, acompañado de su padrino, proceder a la secuencia de actos de la investidura: el juramento del respeto al cargo, la entrega del título, de la medalla, la imposición del birrete, la concesión del libro de la ciencia, del anillo y de los guantes blancos como símbolo de la claridad y limpieza de sus actos.

Era de esperar lo solemne y protocolario del acto, pero la nota distendida la puso el doctor Sebastián Dormido cuando al inicio de su conferencia, el sistema que proyectaba los esquemas explicativos dejó de funcionar durante unos minutos. Así, tras la breve presentación de su trayectoria de la mano de su padrino, el doctor Andújar Márquez quien rememoró su carrera profesional con pinceladas sobre aspectos de su vida personal, Dormido Bencomo esbozó una reflexión acerca de la Automática, su especialidad, haciendo un recorrido por su historia y explicando los hechos que han marcado la constitución de esta ciencia así como el devenir de las propias sociedades ya que, tal y como puntualizó el propio conferenciante, "el mundo sin la Automática sería un caos".

Tras esta intervención y después de cumplir de nuevo con el protocolo de investidura, esta vez para el profesor Héctor Oliva Aldámiz, los presentes escucharon, después de hora y media de celebración, la segunda de las conferencias, más corta pero no por ello menos densa. Entre los que asistieron al acto estuvieron presentes algunos de los concejales populares del Consistorio como Ángel Sánchez o Enrique Pérez Vigueras, Juan Mairena, presidente del Cabildo Catedral de Huelva y José Antonio Hurtado, jefe de la Guardia Civil, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios