Los nativos de La Española, casi exterminados en 1540

  • La rivalidad entre la legitimidad de la Corona española y la de los conquistadores, uno de los problemas de la colonización

Comentarios 2

La población indígena en la Isla de la Española, actual Santo Domingo, fueron casi exterminados en el primer medio siglo de conquista española. Según el profesor de la Universidad de la Sorbona Bernard Lavalle, quien señaló que cuando Colón llegó a costas americanas, el número de nativos que habitaba este espacio era de 175.000, mientras que a principios de la década de 1540 la población se reducía a 8.000 individuos.

Lavalle, quien participa como ponente en el curso Juan de la Cosa: la cartografía de los descubrimientos, indicó que, en una sociedad que se basa en la explotación, este descenso en la población condiciona todos los aspectos de la vida. Esto acaba desencadenando "una especie de crisis", ya que, a menos población indígena, "la producción de oro disminuye" .

Lavalle disertó en su clase sobre los principales problemas que los conquistadores españoles se encontraron a su llegada a las Indias. Estos conflictos, según sus palabras, se refieren fundamentalmente a la utilización de la mano de obra indígena, así como la existencia de una "rivalidad entre dos legitimidades". Una de ellas sería la de la Corona española y otra la de aquellos "que estaban ganando la tierra, los conquistadores".

L a complejidad de la sociedad colonial fue otro de los puntos que destacó el docente, ya que, según sus palabras, en los quince primeros años de presencia hispana en América ya se presentaban los mismos problemas que iban a estar presentes en décadas posteriores.

La profesora de la Universidad de Sevilla, Carmen Mena, afirmó que para los marineros, realizar un viaje a las Indias era "una pesadilla", ya que un viaje de ida podía durar hasta sesenta días. El aprovisionamiento de alimentos era uno de los temas clave en trayectos largos, por lo que la cantidad de provisiones a embarcar debía calcularse "milimétricamente".

En estas estimaciones, según Mena, también se tenía en cuenta una dieta especial para aquellos marinos que caían enfermos durante el viaje. Éstos seguían una alimentación que incluía "carne de carnero, pasas de Almuñécar, miel o huevos", y algunas naves contaban también con "una botica completa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios