Cinco municipios se reparten el 70% del capital invertido en nuevas empresas

  • Las mayores inversiones se realizaron en Almonte, Ayamonte, Huelva, Moguer y Cartaya · El pasado ejercicio se cerró con la extinción de 148 sociedades mercantiles y la disolución de otras 159

Siete de cada diez millones destinados a la creación de nuevas empresas en la provincia se quedan en tan sólo cinco de los 79 municipios que forman Huelva, lo que deja clara la concentración que existe en la provincia en cuanto a su capacidad para generar nuevas actividades económicas y, por tanto, nuevos empleos.

Durante el pasado ejercicio se constituyeron en la provincia 1.098 nuevas empresas, con un capital que superó los 33,22 millones de euros, según los últimos datos del Instituto de Estadística de Andalucía. Unos datos, que suponen un descenso respecto a los registrados un año antes (mientras que la cantidad destinada a ello se rebajó en 5,86 millones, el número de sociedades creadas disminuyó en 38). A esa evolución negativa se le unen los datos de mortalidad de empresas que ponen de manifiesto que por cada diez empresas constituidas se extingue una ya existente y otra inicia los trámites para ello.

La capital encabeza el ranking tanto en el número de sociedades constituidas como en el capital destinado para ello. Así en Huelva se crearon durante el pasado ejercicio 310 empresas, para lo cual se reservaron 8,40 millones de euros. Cifra muy cercana a los 7,78 millones que se emplearon en Moguer para crear 37 sociedades. Una menos de las que se ubicaron en Cartaya, donde para esas 38 nuevas sociedades se destinaron casi 3 millones de euros (2,97 millones), para completar la lista de las cinco localidades con más inversión emprendedora con Ayamonte, donde se suscribieron 2,02 millones de euros para crear 72 empresas, y Almonte, municipio en el que se inscribieron más de un centenar de empresas (109) con un capital que rozó los dos millones (1,95 millones). Así, estos cinco municipios han sido los elegidos para ubicar más de la mitad de las nuevas compañías (51,54% del total) que se incluyeron en el registro mercantil con una escritura por valor de 23,19 millones de euros, el 70% de lo que se destinó para la escritura de las más de mil empresas que se dieron de alta durante el pasado ejercicio en la provincia, que superó los 33 millones de euros.

Si a esos cinco municipios se le suman los restantes que se incluyen en la zona de la Costa (Aljaraque, Isla Cristina, Lepe, Palos de la Frontera, Punta Umbría y Villablanca) se deduce que es la Costa precisamente la zona con más actividad emprendedora en este sentido: acapara el 71% de las empresas creadas y el 81% del capital suscrito.

Por actividad económica, son la construcción y los servicios (dejando de lado la hostelería, transporte, banca y comercio) los que han liderado el registro tanto en el número de empresas como en el capital suscrito. Así, las empresas que trabajan directamente con el ladrillo (383) han invertido 12,04 millones, una cantidad muy similar a la que se ha reservado para la inscripción de las sociedades que se engloban en ese segundo grupo y que alcanzaron la cifra de 223 con 11,08 millones de capital suscrito. Respecto a estas últimas, resulta curioso comprobar cómo las sociedades incluidas en el grupo de 'otras actividades empresariales' (jurídicas, auditorías, estudios de mercado y de opinión, limpieza y servicios técnicos de ingeniería y arquitectura, fundamentalmente) destacan sobre el resto (82 nuevas sociedades con 7,24 millones de euros), como también lo hacen las que se dedican a actividades sanitarias y veterinarias y servicios sociales (19 sociedades, con 1,12 millones de euros).

Hasta aquí, los datos más significativos en cuanto a la creación de nuevas sociedades, si bien la estadística de sociedades mercantiles también refleja la mortalidad de las empresas. En el último ejercicio, se extinguieron 148 (frente a las 109 de un año antes). A tenor de los datos estadísticos son los meses de marzo y diciembre los más negros para las empresas, ya que la tercera parte de las extinciones se llevaron a cabo en estos dos meses.

La extinción es el último paso para cerrar una empresa, si bien previamente se aprueba su disolución y este sentido, durante el año pasado se disolvieron 159 empresas (solo en cuatro casos este movimiento se debió a una fusión posterior).

En cuanto a los movimientos de capital, en el último ejercicio fueron 19 las sociedades que lo redujeron , bien porque el que se había suscrito excedía a las necesidades de la misma, o porque la situación de debilidad económico-financiera obligue a ajustar sus niveles de fondos propios y ratios financieros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios