Tres meses y un día de prisión por cortar las orejas y el rabo a su perro

El juicio que se celebró ayer en el Juzgado de lo Penal 1 de Huelva contra un hombre que había cortado las orejas y el rabo de su perro sin anestesia (ni intervención de un veterinario) y por una mera cuestión estética se resolvió con un acuerdo de conformidad: el procesado aceptó los hechos y la Fiscalía accedió a rebajarle la condena. Así lo informaron ayer a este diario fuentes judiciales, que precisaron que de los diez meses de prisión a los que se enfrentaba inicialmente, al final la pena se ha quedado en tres meses y un día de prisión.

Además, se le añade la inhabilitación para la tenencia de animales domésticos durante un año y un día, confirmaron las mismas fuentes. El caso forma parte de la operación Ears del Seprona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios