Los menores pueden acceder a los nuevos tratamientos para la diabetes tipo 1

Desde ayer se han puesto en marcha dos nuevas prestaciones sanitarias dirigidas al colectivo de las personas diabéticas. Se trata de dos sistemas innovadores -Flash y bomba-sensor- que mejoran el tratamiento y la calidad de vida de estos pacientes.

El delegado territorial de Salud, Rafael López, explicó ayer que en una primera fase, los beneficiarios son los niños y jóvenes de 4 a 18 años, que padecen la diabetes tipo 1. El Flash es un dispositivo que se implanta en la piel del brazo y tiene un impacto directo en la calidad de vida de los menores, ya que les evita hasta 6-8 pinchazos diarios para medir la glucosa.

El bomba-sensor, gracias a sensores conectados de forma permanente a dispositivos externos con sistemas de alarma, mide continuamente el nivel de glucosa, mejora el control de la glucemia y reduce las bajadas graves de azúcar en pacientes que ya portan bomba de insulina. Se trata de un sistema de prioridad clínica que se prescribe para casos graves. Además, este sistema ha demostrado en estudios de alta calidad, su eficacia y seguridad tanto en población pediátrica como adulta con diabetes tipo 1, por lo que beneficiará a población pediátrica y adulta muy vulnerable. Se calcula que en torno al 30% del total de pacientes que cuentan con bomba de insulina podrán acceder a esta nueva prestación.

El SAS hará un seguimiento de cada sistema para comprobar su funcionamiento y se realizarán estudios de investigación para contribuir a aumentar el conocimiento de estos dispositivos a nivel nacional e internacional. Con este sistema se quiere cumplir con la demanda que venían reclamando los padres menores diabéticos, así como con la necesidad expresada por los profesionales sanitarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios