"Me llegó una mensualidad por un importe superior al acordado"

  • El Ayuntamiento y Al-Andalus Huelva impulsan diferentes campañas para evitar el engaño

Llegaron a su casa ofreciéndole la venta de un producto que curiosamente él necesitaba con unas condiciones en el precio que a Antonio le parecieron buenas. Firmó el contrato y al día siguiente volvió a recibir la visita de otro comercial que le advirtió de que la cantidad que debía pagar mensualmente era mayor; algo que él no aceptó, pero en el cargo del primer recibo se aplicó esta segunda cantidad "por un importe superior al acordado". Antonio ordenó a su banco que no atendiesen esos recibos y a partir de ahí comenzó la lucha por defender sus derechos. La empresa financiera lo denunció por impago aunque finalmente, a través del sistema de arbitraje, ha conseguido solucionar el problema.

A Joaquín le ofrecieron un colchón con el que los problemas de espalda que sufría su mujer iban a desaparecer. Accedió a su compra al tiempo que suspendía la de otro que había reservado con anterioridad. A pesar de ello, durante seis meses tuvo que hacerse cargo del pago de ese colchón "que nunca llegó a mi casa" porque la empresa mantenía que la entrega se había realizado.

Hay casos que no responden a una estafa, sino a un error de cobro y por ello, desde la Omic de Huelva se recomienda comprobar todas las facturas y recibos que llegan a nuestras cuentas. "Yo recibí una factura de más de 400 euros por un consumo que finalmente correspondía a 78 euros", explica José, si bien añade que "no me pusieron problemas a la hora de arreglar la lectura del contador, pero si no lo hubiera comprobado, la cosa habría sido distinta".

Ante la debilidad de los mayores, desde el Ayuntamiento de Huelva se han ido organizando diferentes charlas informativas en las que la delegación de Consumo intenta ofrecer la información necesaria para no caer en este tipo de engaños. La última se celebró ayer en la Casa Colón, donde la directora de la Omic de la capital, Remedios Domínguez, advirtió además de la conveniencia de restringir determinadas llamadas telefónicas "para que no haya sorpresas de que cualquiera que pueda tener acceso a la vivienda realice llamadas al extranjero o a concursos que terminen multiplicando la factura de forma alarmante".

Los casos se multiplican y de ahí que quienes trabajaban en la defensa de los derechos de los consumidores insistan en la necesidad de denunciar cualquier irregularidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios