En el limbo administrativoEl futuro del río OdielPedaleando y a lo loco en la Universidad

CON la mosca detrás de la oreja. Así andan los propietarios de terrenos en el Ensanche Sur, a la espera de que el desbloqueo del proyecto aseverado con palabras y fotografías de concordia se traduzca en un gesto administrativo, en un paso adelante de un proyecto que quedaba paralizado a finales del pasado año al aceptar el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía la suspensión cautelar de la venta de los terrenos municipales en las marismas del Titán.

La más reciente sentencia del mismo tribunal, dando la razón al Ayuntamiento en la enajenación de los terrenos, era seguida de un acuerdo ratificado por el presidente Manuel Chaves durante una reunión con el alcalde Pedro Rodríguez. En septiembre se establecía que la Junta no seguiría adelante con ese proceso judicial y se crearía una comisión técnica mixta para llegar a un acuerdo sobre el Ensanche Sur. Y además, desde Obras Públicas se aseguraba que la junta de compensación del Ensanche, el órgano que aglutina a todos los propietarios de suelo, sería inscrito en el registro de entidades urbanizadoras.

Desde entonces hasta ahora los propietarios están a la espera de esa inscripción, imprescindible para seguir adelante con el proyecto de reparcelación, el de urbanización y sacar a concurso las obras de un plan de 3.400 viviendas, un centro comercial, dotaciones y espacios verdes. Han pasado dos meses y el proyecto sigue en el limbo administrativo y los propietarios esperando, con opiniones que van desde la percepción de una buena actitud por parte de la Junta a una actitud completamente negativa hacia esa administración. Y todos con la mirada puesta en la inscripción que no llega, que está a la espera de un informe encargado por la Dirección General de Urbanismo.

Mucho más rápido están caminando los dos puentes de Manterola, el proyecto dado a conocer al socaire de la campaña electoral de mayo que se convertirá también en una de las estrellas de la próxima campaña para las elecciones autonómicas. La Junta está avanzando a pasos de gigante en estos primeros meses de planificación de la infraestructura: mientras la Consejería de Medio Ambiente recaba los informes necesarios para elaborar el estudio de impacto ambiental, el ingeniero Javier Manterola y su equipo trabajan a marchas forzadas para cumplir los plazos previstos.

Para finales de enero prevén tener listo el proyecto de la parte principal de la infraestructura, el puente arco que cambiará por completo la visión del río Odiel, el viaducto más grande de su tipo en Europa, con 450 metros de luz y 45 metros de altura. Ese puente junto a sus accesos más próximos será la primera fase a entregar a la Consejería de Obras Públicas, mientras que en las semanas siguientes se irán finalizando los proyectos de las otras partes de la infraestructura: la plataforma elevada que cruzará el paraje natural Marismas del Odiel paliando el impacto medioambiental, el segundo puente sobre la ría de Punta Umbría y los accesos y vías del entorno que cambiarán el tráfico a ambos lados del río.

Es sólo una propuesta, pero el puente que cambiará por completo la visión del río Odiel desde la ciudad será muy similar a éste, más alto y con otra ubicación, saliendo de la Punta del Sebo. El equipo del ingeniero Javier Manterola trabaja en el mayor puente arco de Europa, y estará en Huelva.

Simpática imagen la que dejaba la competición organizada por la Junta en las universidades andaluzas. En la Onubense el rector, Francisco José Martínez, y la delegada de Medio Ambiente, Isabel Rodríguez, sumaron sus pedaleos a los de los estudiantes para ahorrar la emisión de 495 toneladas de CO2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios