Los juristas piden una norma que evite los juicios paralelos

  • Juan Carlos Ferré cuestiona si los códigos éticos de los medios de comunicación bastan para "informar y no juzgar" · El catedrático solicita respeto para los fallos judiciales

Comentarios 1

El director académico del Congreso Internacional de Justicia Penal y profesor de la Universidad de Huelva, Juan Carlos Ferré, planteó ayer la necesidad de respetar los fallos judiciales y, tras reiterar la importancia de los medios de comunicación en una sociedad democrática, apostó por analizar "si los códigos éticos son suficientes para que se informe pero no se juzgue" ya que después esto hace que "los ciudadanos lleguen a la conclusión de que la justicia no funciona, y creo que funciona bastante y los jueces hacen un trabajo serio".

La idea la expuso con motivo del Congreso que se celebra en la facultad de Derecho del Campus del Carmen, bajo el título Derecho Penal, Memoria Histórica, Nuevas Tecnologías y Medios de Comunicación Social, donde también planteó si no habrá que dictar una normativa que establezca que en algunos casos no se generen juicios paralelos.

Juan Carlos Ferré hizo hincapié en la importancia de delimitar "hasta qué punto los temas penales hay que llevarlos al debate" ya que esto, en ocasiones, genera juicios paralelos que condicionan o pueden condicionar a los jueces. El catedrático alertó de la influencia o contaminación que pueden ejercer los medios de comunicación en los procesos judiciales.

En opinión del catedrático de Derecho Penal, los juicios paralelos provocan por ejemplo que no se acepte o se dé por buena la sentencia del caso Marta del Castillo y que se ponga en entredicho la ecuanimidad de los jueces que lo que han hecho ha sido aplicar las leyes del Código Penal. Otra cosa es, matizó, si se deben cambiar o no.

En este punto, Ferré explicó que el contenido del Código Penal debe estar al margen de las desazones que producen en la sociedad acontecimientos impactantes y de gran calado humano, porque las leyes no pueden estar a expensar de los vaivenes sociales coyunturales, como tampoco lo puede estar a tenor de los cambios de gobierno que se producen tras los procesos electorales.

El catedrático de la Onubense abogó por alcanzar el mayor consenso posible a la hora de introducir novedades en la normativa y más que modificar el Código continuamente hay que racionalizarlo para que dure en el tiempo, que resuelva conflictos no sólo ahora y que no ancle a la sociedad y la convierta en una sociedad sin libertades, porque en el fondo "los ciudadanos estamos cada vez más limitados y constreñidos con una amenaza penal que es lo grave".

En su opinión, es una vergüenza que se cambie "todos los años y muchas veces" en contra de lo que sucedía antiguamente donde una reforma era rarísima y además se sometía a debate social. En la actualidad, la ley penal se toca demasiado y señaló que acabamos de implementar una reforma extraordinaria con más de cien artículos modificados y ya hay nuevas reformas.

Ferré apuntó que si cada legislatura impone su código, que va a durar cuatro años, falta la seguridad jurídica, por lo que entiende que en algunos temas tiene que haber consenso. Para el catedrático modificar el Código requiere una mayoría cualificada pero cuando hay una mayoría absoluta ya no hay posibilidades de que se escuchen otras voces que piden coherencia en la reforma y que no se vaya dando bandazos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios