Un jurista de mil y una batallas

  • Novelista y abogado

Comentarios 1

Desde que de pequeño sostuviera su primera novela de batallas, Joaquín Mañes quedó irremediablemente prendando de la historia y de la heroica que subyace en la lucha de algunos soldados que combatieron con arrojo. Sin embargo, su vida profesional siguió otros designios alejados de la creación litería, aunque su carrera de Derecho le permitió trasladar esas batallas a la sala de un juzgado para combatir con la dialéctica, en pos de la victoria de un veredicto a su favor.

Pero su pasión por la historia, por batallas y guerras que yacen en el anonimato del olvido y cuyos vendedores de ideología no ven interés en sacar a la luz, seguían palpitando hasta que tomó la determinación de tomar la pluma y dar vida a su opera prima: 'El mito de camerone'. La novela seguía fielmente los preceptos de la novela histórica y mostraba la gesta de un grupo de hombres luchando fuera de sus fronteras 'naturales', a pesar de que lo hicieron con la heroica y la épica de tener frente a ellos a un ejército mucho más numeroso. En 'Sueños de Conquista' repetía ambientación y narrativa, pero situando las batallas en la Conchinchina.

El escritor nació en Sevilla, si bien desde que hace dos décadas en que contrajera matrimonio con una mujer onubense, el escritor fijó su residencia en La Palma del Condado. Fuera del ámbito literario el abogado hispalense cultiva la pasión por el mundo del caballo, montando cada vez que su apretada agenda así se lo permite.

En 'Quimera de un Reino', novela que verá la luz en la segunda quincena de marzo, Mañes retoma el fragor de épicas batallas como la de un grupo de españoles en Camboya durante el año 1.595. El jurista entiende que el público sólo centra su atención en "determinadas guerras por la asociación ideológica que pueden hacerse de ellas", o quizás la razón de ello subyace en que los historiadores no tienen interés por dar a conocer "un periodo de España como el siglo de oro en que la nación tenía una postura expansionista y las personas hacían gala de unos valores que hoy en día se están perdiendo". Por suerte, siempre existirán figuras como Mañes para, a base de construir una novela amena, recordarnos aquellos pasajes de nuestra historia que el olvido parece apoderarse de ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios