Los jóvenes conductores onubenses suspenden en accidentalidad grave

  • Unespa otorga a los noveles una nota de 2,8 sobre diez, aunque es la tercera mejor de Andalucía

  • Un chico de 18 años tiene 3,8 veces más de probabilidades de provocar un siniestro que uno de 35

La obtención de la licencia de conducir es una de las marcas habituales del final de la adolescencia, pero conlleva algunos elementos "preocupantes", según indica la Asociación Empresarial del Seguro, Unespa, en su reciente informe Juventud al volante: por qué es necesario ser prudente, que ofrece una perspectiva global sobre la accidentalidad entre los más inexpertos. "Es importante que los conductores de menor edad sean conscientes de las limitaciones que sus propias características les suponen y que, consecuentemente, extremen la prudencia al volante; rechazando por supuesto, como cualquier otro conductor, cualquier actividad que pueda disminuir o erosionar su capacidad de poner los cinco sentidos" en la carretera, sentencia Unespa.

En lo que concierne a los siniestros graves, aquellos que conllevan daños corporales, el colectivo de aseguradoras suspende a los jóvenes conductores onubenses: les otorga una nota de 2,8 sobre diez. Hay que decir que la media española es un 2,9. El cinco sólo lo rebasan someramente las provincias de Soria, Huesca, Ciudad Real, Segovia, Cuenca y Zamora.

5,8Aprobado general. Es la nota media que obtienen los jóvenes onubenses en accidentalidad

Pese a todo, los onubenses más inexpertos al volante sacan en el estudio la tercera nota más alta de Andalucía, superada solamente por los de Jaén (3,1) y Córdoba (3,3). Cádiz y Sevilla, por ejemplo, tienen notas inferiores al 2.

El impacto de este tipo de accidentes es menor entre los hombres que en las mujeres en Huelva. De hecho, aunque ambos sexos se ubican en la zona de suspenso de Unespa, ellos obtienen un 3 y ellas un 2,5.

La probabilidad de que un conductor de 18 años sufra un accidente con consecuencias para su salud es 3,8 veces superior a la de un adulto de 35 años. Donde la brecha de la experiencia de conducción se acentúa más es en el manejo de ciclomotores: la probabilidad de padecer un siniestro de envergadura es de 10,5 veces más en un adolescente con menos de un año de carné que en los que tienen más de diez años de antigüedad en el permiso.

Si se atiende al capítulo de siniestros de carácter leve, los onubenses aprueban. Unespa les concede un 5,5 que, aunque deja a la provincia lejos de la cabeza de la lista, Huesca -donde sus jóvenes conductores sacan un 7,5-, sitúa a Huelva en la mitad de la tabla y como segunda provincia andaluza con menos accidentalidad de este tipo.

La que obtiene mejor nota en la tabla de las aseguradoras es Jaén, que saca un 6. Detrás del territorio onubense vienen Granada (5,4), Córdoba (5,3), Almería y Cádiz (5,2), Málaga (4,9) y Sevilla (4,5).

Tras el desglose, la conclusión del informe deja un aprobado general para los más inexpertos al volante de Huelva -tienen entre 18 y 35 años-. En concreto, Unespa les da un 5,8 sobre diez que de nuevo sólo superan los 6 puntos de Córdoba y los 6,4 de Jaén. En lo más alto, con las mejores calificaciones del panorama nacional aparecen Guipúzcoa (8), Ciudad Real (8,4) y Huesca (8,9).

Entre los suspensos generales aparecen tres provincias de nuestra comunidad autónoma: Málaga (4,9), Cádiz (4,8) y Sevilla (4,5). Las peores calificaciones son para las dos ciudades autónomas: Ceuta obtiene un 4,2 en la evaluación y Melilla, sólo un 2,6.

El aprobado de media onubense se apoya más sobre la puntuación de los hombres jóvenes al volante que sobre la de las mujeres. Los onubenses obtienen una nota de 6, mientras que ellas sólo consiguieron un 5,5. Sin embargo, las españolas son las únicas que consiguen que sus notas alcancen el sobresaliente. Las oscenses, de hecho, obtienen un 10. El máximo de los hombres lo alcanzan para Unespa los de Ciudad Real, con un 8,5 de nota final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios