El primer instituto de investigación de la UHU se dedicará a la química

  • La puesta en marcha de ese centro permitirá aspirar a competitivas convocatorias y lograr más plantilla

La Universidad de Huelva (UHU) va a solicitar a la Junta de Andalucía tener su primer instituto de investigación. La creación del mismo supondrá un salto cuantitativo y cualitativo en esta faceta prioritaria de cualquier institución de estas características. Este primer instituto vendrá de la mano de dos de los ámbitos en los que la Onubense siempre ha mostrado tener uno de sus recursos punteros: la química y la ingeniería química. Será el Instituto Universitario Básico de Investigación en Química Básica y Aplicada (Inquba).

El centro es el resultado de la unión del Centro de Investigación en Química Sostenible (Ciqso), que dirige Tomás Rodríguez Belderrain, y el Centro de Investigación en Tecnología de Productos y Procesos Químicos (Pro2Tecs), dirigido por José María Franco Gómez.

La idea de la unión del Ciqso y Pro2Tecs ya empezó a tomar forma a principios de 2017. Tanto los dos centros, como la creación del instituto de investigación, recibieron el año pasado la valoración favorable por parte de la Agencia Andaluza de Evaluación (DEVA) y en octubre el Consejo de Gobierno de la Universidad de Huelva aprobó enviar la solicitud a la Secretaría General de Universidades, Investigación y Tecnología (Sguit).

Estos dos centros desarrollan 15 proyectos de investigación en total, sin contar con los contratos que los vinculan con las empresas. La plantilla del instituto parte con 26 profesores. Se trata de investigadores doctores con vinculación permanente con la Universidad de Huelva, con un porcentaje de éxito del 100% en la obtención de tramos de investigación (sexenios). Tanto para Belderrain como para Franco, "la puesta en marcha del instituto supondrá un gran salto porque nos permitirá participar en convocatorias exigentes tales como las de Apoyo a Unidades de Excelencia "María de Maeztu, del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (Mineco), o de proyectos europeos", lo que también representará mayor financiación. El logro de este tipo de ayudas facilitaría, asimismo, la contratación de personal en formación (contratados predoctorales y posdoctorales), un aspecto éste que, según destacaron ambos directores, supone un inconveniente a la hora de desarrollar los proyectos de investigación debido al limitado número de personal de este tipo con el que cuentan ambos centros.

Uno de los requisitos que se exige para solicitar las ayudas anteriormente mencionadas es la existencia de sinergias entre los grupos de los centros. Desde este punto vista, cabe señalar, que la colaboración entre el Ciqso y el Pro2Tecs no empezará de cero, ya que actualmente se vienen realizando, de manera conjunta, líneas de investigación entre los dos centros, y se han planificado nuevas que se llevarán a cabo en un futuro inmediato. Así se puede mencionar la línea de investigación acerca de la funcionalización de polímeros mediante el desarrollo de catalizadores que permitan modificar polímeros y biopolímeros mediante inserción de grupos, reactivos o no, que aporten determinadas propiedades funcionales de interés industrial.

Otra línea de trabajo será diseñar y caracterizar sistemas poliméricos fotoactivables, mediante funcionalización de polímeros y biopolímeros con moléculas fotoactivas, de forma que puedan modificarse determinadas propiedades funcionales de los polímeros mediante irradiación con luz visible o UV. Finalmente, también se pretende trabajar en la predicción mediante modelos teóricos de propiedades termofísicas de materiales a altas presiones y temperaturas.

Un segundo objetivo de este instituto se centra en la puesta en marcha de un programa de doctorado específico del campo de la Química Básica y Aplicada, característica ésta que se exige en la Junta de Andalucía para el funcionamiento de un instituto universitario de investigación.

El Inquba se concibe como un marco de referencia científica en el ámbito químico en la provincia de Huelva, con proyección y repercusión regional, nacional e internacional capaz de abordar investigaciones multidisciplinares.

Tanto el Ciqso como el Pro2Tecs son dos centros de referencia tanto a nivel andaluz, como nacional e internacional. En el primero de ellos hay actualmente cuatro grupos de trabajo dedicados especialmente a la catálisis homogénea, a la síntesis y la fotoquímica orgánica, la contaminación atmosférica y los cálculos teóricos.

El Pro2Tecs está más dirigido al desarrollo industrial de productos procesados y en el uso de materiales renovables y/o biodegradables. Entre estos materiales, en concreto, se trabaja en la elaboración de betunes, adhesivos, lubricantes y fluidos de perforación con base bio, es decir, a partir de recursos naturales, así como en el desarrollo de procesos de biorrefinería para obtener energía y productos químicos a partir de la biomasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios