El instituto abre sus puertas

  • Los centros escolares de la capital reciben a los estudiantes en el inicio del curso

  • El estrés desde el comienzo de septiembre marca el ritmo de trabajo de los primeros días

Numerosos alumnos se concentran en la sala principal del IES La Rábida momentos antes de comenzar el curso. Numerosos alumnos se concentran en la sala principal del IES La Rábida momentos antes de comenzar el curso.

Numerosos alumnos se concentran en la sala principal del IES La Rábida momentos antes de comenzar el curso. / reportaje gráfico: josué correA

El bullicio de las voces maduras y el aire fresco de la mañana de septiembre protagonizaron la jornada de la vuelta al cole de los mayores de la provincia. Los institutos dieron la bienvenida a un nuevo curso académico con el vaivén de los miles de alumnos que ayer se pusieron la mochila por primera vez tras la temporada estival. El estrés del primer día, los abrazos de los reencuentros, las colas en secretaría, los dedos que buscan su nombre en el listado de clases y el cambio de tutor fue la tónica de una mañana repleta de tradiciones escolares.

Las montañas de folios, de expedientes y de matrículas eran el sinónimo del trabajo a pleno rendimiento en cada uno de los institutos de la capital. La llegada de forma escalonada de los estudiantes pudo proyectar en el ambiente la diferencia característica que acostumbra en estas etapas educativas. Por un lado, los que llevan a sus espaldas varios cursos académicos entre los "mayores" y de otro, aquellos jóvenes que comienzan el instituto y todavía se encontraban un poco perdidos con tanto cambio a su alrededor. Un cambio a sus vidas en el que el ánimo y el apoyo de los padres se reflejó en muchas de las puertas de los centros hasta donde les acompañaban en su primer día de una nueva etapa escolar.

Las nuevas tecnologías entran en la metodología de trabajo de los centrosDesde este lunes los institutos comenzarán con el horario lectivo normalizado

El comienzo del curso al IES La Rábida llega "de manera acelerada porque los plazos de las matrículas son muy estrechos", explica el jefe de estudios adjunto, Ricardo Prieto, quien recuerda el trabajo que existe en el instituto durante septiembre con "los exámenes, la evaluación, las notas y su posterior reclamación, la resolución", por lo que hay "una estrecha preparación del siguiente curso. Es un estrés enorme", afirma Prieto. Entre las novedades con las que contará el centro para este curso está el "acceso a internet a alta velocidad", que servirá en clases de informática y en diversas gestiones del centro.

Asimismo, alrededor de 700 alumnos comenzaron en la mañana de ayer un nuevo curso en el IES La Rábida, donde acogen a estudiantes de ESO, Bachillerato, Bachillerato para adultos semi presencial y ciclos formativos de Hostelería y Turismo y Agencia de Viajes. Ayer fue un día de bienvenida en el que el tutor se presentó ante sus nuevos alumnos, a quienes dio los horarios a seguir a partir del próximo lunes además de informarles sobre los profesores de las distintas materias, así como recordar las normas a cumplir en el centro durante todo el curso. Mientras los tutores pasaban por copistería para recoger las primeras informaciones a dar a sus alumnos, los estudiantes hacían comentarios en el sala central del edificio acerca de los profesores que tendrían durante los próximos meses.

Unos metros más arriba de la avenida Manuel Siurot, el IES Diego de Guzmán y Quesada preparaba sus últimos detalles para el inicio del nuevo curso. El arranque es "totalmente caótico", explica la vicedirectora del centro, María del Carmen Ávila. La organización, el trabajo y los cambios de última hora por desdobles de clases suponen que desde julio se trabaje y la intensidad de las horas sea máxima para que desde el principio todo vaya sobre ruedas. "El problema es que hay que hacerlo todo deprisa y corriendo", porque la matriculación extraordinaria "duró hasta ayer".

Durante este curso, el IES Diego de Guzmán y Quesada implementará en 2º de ESO el "aprendizaje basado en proyectos" sobre un tema común y en el que se integrarán hasta nueve áreas. Así, mediante el tema de la Fabricación del jabón, tendrá su estudio desde la asignatura de Lengua a través de "cómo se fabrica y con la entrevista a expertos en materia" en Física, "con la investigación" en Historia, en los idiomas "con textos y recetas del jabón", o por ejemplo en las Matemáticas "con las proporciones y cantidades del jabón". Una enseñanza que "se realizará paralelamente a nuestro temario", explica la vicedirectora. De otro modo, el IES tendrá un aula experimental, el Aula del Futuro, que se impartirá en 1º de Bachillerato y es un proyecto de la Consejería de Innovación. Trabajar con un mobiliario diferente, unos sensores que estarán conectados con el ordenador, utilizar las tablets y pizarras digitales y hasta entrar en el mundo de la robótica.

Asimismo, el instituto acoge a cerca de 700 estudiantes y 52 profesores que ayer comenzaron el curso de forma escalonada. "El día de hoy trata de conocer al tutor, al grupo, explicar el plan de evacuación del centro, así como las normas del centro", enumera la vicedirectora, quien remarca que desde el lunes ya habrá horario normal desde las 8:30 hasta las 15:00.

El centro educativo San Vicente de Paúl también recibió a los 120 estudiantes de ESO durante la mañana de ayer y durante los primeros días de curso "trabajarán el valor del servicio", explica el jefe de estudios, Juan Manuel Rodríguez, quien remarca que se trata de "una sensibilización con una dinámica y una metodología" de forma que lo asimilen, porque se trabaja durante el curso. Y es que cada año se fomenta durante los primeros días de curso uno de los valores de la congregación de las Hijas de la Caridad.

Desde el 1 de septiembre el centro trabaja mediante reuniones de organización de toda la documentación "para que esté todo preparado" en el comienzo. Asimismo, se ha hecho una inversión "enorme" en la remodelación del hall y en pintar todo el centro. Además se han adquirido tablets y pizarras digitales.

Toda acción es poca para la evolución en el aprendizaje del alumnado. Comienza el curso y con él la normalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios