La mujer ingresa en el psiquiátrico de Sevilla-II por los abusos sexuales a la hija

  • Isabel García cumplirá a partir de ahora la condena que se le impuso en 2006

Comentarios 1

La mujer de Santiago del Valle, Isabel García, ingresó ayer en el área psiquiátrica de la cárcel Sevilla-II para cumplir la condena de 15 meses de internamiento que le fue impuesta por un juzgado de Sevilla por un delito de abusos sexuales, al consentir que su marido se aprovechara de su hija de cinco años.

Fuentes policiales explicaron que ha sido el propio Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla -el primero en condenar al matrimonio- el que ha decretado el internamiento de la mujer, que fue trasladada desde Cuenca, donde fue detenida, hasta la capital hispalense.

De esta manera, Isabel García, quien se encontraba en paradero desconocido desde 2006 y que sufre un retraso mental moderado con una "personalidad notablemente influenciable y manipulable", comenzó hoy a cumplir la pena impuesta en 2002 y ratificada en 2005.

En la sentencia, el magistrado explica que la participación de la mujer en los hechos es "clara", ya que "no sólo se realizan los actos lúbricos sobre su hija menor en su presencia, sino que no realiza ningún acto para evitarlos, contribuyendo a imputar los mismos, falsamente, a otra persona" y a pesar de que en alguna ocasión le dijo al acusado que no le hiciera eso a su hija, "lo consintió" y "nunca hizo nada para impedirlos".

Dice el fallo que el padre, al cometer los abusos, actuó en todo momento, con la "clara intención libidinosa, con la colaboración de su esposa, perpetrando los actos preferentemente por la noche y en el dormitorio conyugal, en un ataque frontal, directo, consciente y premeditado, en claro menosprecio de la sexualidad e intimidad de su hija, sin importarle el daño que pudiera causarle, dado el nulo respeto que siente hacia su desarrollo personal y la carencia absoluta de preparación para la educación y formación de sus hijos".

Los hechos que el juez declara probados se remontan a la primavera de 1998.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios