El importe de los recibos que no se pagan se multiplica por cinco

  • La morosidad se dispara en un año y se pasa de no poder atender 4,03 millones a no hacer frente al pago de más de 20 millones · El importe medio de los recibos impagados supera los 9.300 euros

Comentarios 2

Uno de los mejores indicadores de la salud económica de las empresas y familias es el registro de los efectos comerciales (facturas y pagarés) que no se han pagado, y a tenor de los resultados en nuestra provincia es evidente que la morosidad entre los onubenses sigue su escalada imparable y el frenazo económico continúa pasando factura hasta el punto de que el volumen de los impagos de letras por parte de particulares y empresas de la provincia se ha disparado un 402% en tasa interanual, superando los 20 millones de euros.

El mes de abril, último dato publicado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se ha cerrado con 2.173 efectos de comercio impagados (2.046 en cartera de impagados y 127 en gestión de cobro por no ser atendido), una cifra bien diferente a la que se registró en nuestra provincia al cierre del mismo mes del año pasado (1.219), lo que deja un incremento del 78%, frente a una media nacional que apunta a una subida del 24,4%.

Pero lo que resulta más preocupante es el importe al que ascienden estos efectos impagados. La cuantía de las facturas que en la provincia no se han atendido durante el mes de abril alcanza los 20,24 millones de euros frente a los 4,03 millones que sumaban las compras que familias y empresas dejaron de pagar durante el mismo mes del año pasado, lo que supone multiplicar por cinco esta cantidad, dejando un incremento del 402% frente a un aumento medio nacional del 84%.

En la situación actual sin duda tiene mucho que ver la acumulación de préstamos en las economías domésticas y las mercantiles y a la subida de los tipos de interés a los que los onubenses no pueden hacer frente, una situación que no debe sorprender si se tiene en cuenta que más de dos terceras partes de los asalariados que hay actualmente en nuestra provincia son 'mileuristas' y por tanto son especialmente sensibles a cualquier subida de los recibos a los que deben hacer frente mensualmente. Y en el caso de las empresas, se pone de manifiesto la evidente falta de liquidez que en Huelva han denunciado todas las firmas que dependen directa o indirectamente de la construcción.

El importe total al que no se hace frente se dispara y también el de la media de los efectos de comercio impagados, que en nuestra provincia se ha llegado a situar en los 9.318 euros, cantidad muy superior a la media andaluza, que se estima en los 5.209 euros por recibo no atendido, o a la media nacional que desciende hasta los 3.093 euros. Así, los recibos que en Huelva se han dejado de atender superan en 4.109 euros como media a los que se dejan de atender en Andalucía y hasta en 6.225 euros a los del resto del país. De hecho, Huelva es la provincia andaluza donde menos efectos comerciales se han dejado de pagar, aunque su importe total es superior al de otras provincias, lo que hace que se dispare esa cantidad y que llegue incluso a triplicar al importe medio de los recibos que no se pagaron durante el mismo mes del año pasado, que no llegaba a los 3.310 euros de media.

El fuerte incremento registrado en nuestra provincia puede deberse a que precisamente durante el mes de abril del año pasado se detectó un descenso tanto en el número de recibos como en el importe de los mismos, después de haberse cerrado el primer trimestre del año pasado con más de 1.512 facturas no atendidas por un importe total de 5,40 millones. Pero a partir del mes de mayo el comportamiento ha sido a la inversa para registrarse mes a mes una continua escalada (no tanto en el número de efectos impagados como en la cantidad económica que representan).

Según los datos del INE, la mayor parte de las letras devueltas en nuestra provincia corresponde a los compromisos de pago adquiridos con las cajas de ahorro (1.055), aunque con una mínima diferencia sobre los efectos de los bancos no atendidos (985), para dejar el resto a las cooperativas de crédito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios