Los hosteleros esperan, en el mejor de los casos, caídas en las ventas del 14%

  • La contratación del personal fijo discontinuo, que siempre se cierra en mayo, aún no ha empezado

Entre julio y septiembre, la actividad de los hosteleros depende casi en exclusiva del turismo y este año, frente a unas previsiones optimistas de los hoteleros, las expectativas del sector no son nada halagüeñas: en lo que va de año acumulan un recorte en la facturación de algo más del 37% respecto al año pasado y se espera que el verano se cierre con un descenso, al menos, del 14% en las ventas, provocado por la caída del consumo y la contratación, cada vez más habitual, de la modalidad del todo incluido en los alojamientos.

El descenso en la actividad está haciendo mella en el sector y eso se traduce inevitablemente en un descenso en la contratación. En un año, la ocupación ha disminuido un 10%, según los datos que maneja la patronal, pero lo peor es que la contratación del personal fijo discontinuo (el 60% del total entre junio y septiembre) aún no ha comenzado prácticamente, cuando lo habitual es que en el mes de mayo ya comiencen a incorporarse al mercado de trabajo, lo que evidencia una situación crítica. Tanto, que ya hay establecimientos (bares, cafeterías y restaurantes) de temporada han decidido no abrir sus puertas este verano, según el secretario general de la Asociación de Hosteleros, Rafael Barba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios