Una guía enseña a los comercios a autocontrolarse

  • El objetivo es ofrecer a minoristas y restauradores pautas para planes de control

Las pequeñas y medianas empresas del sector de la alimentación cuentan desde hace un año con una guía orientativa para la implantación del sistema de autocontrol. El objetivo es ofrecer a minoristas y restauradores un documento útil que les facilite la puesta en marcha de planes de control que garanticen la salubridad de los alimentos.

Editado por la Consejería de salud, se trata del primer documento de estas características a nivel nacional y se enmarca en los programas que desarrolla la Administración andaluza relacionados con el control sanitario de los alimentos.

Se pretende que esta guía, además de indicar los planes de control que debe realizar cada empresario (de agua; de plagas; de limpieza y desinfección; de conservación de instalaciones, equipos y útiles; de mantenimiento de la cadena de frío; de trazabilidad; de formación de manipuladores y de eliminación de residuos), sirva para verificar que éstos se realizan correctamente. Para ello, el documento incluye una muestra práctica sobre cómo se deben desarrollar los protocolos de autocontrol y unas fichas para que el empresario realice su propio plan.

La guía se completa con unas indicaciones de buenas prácticas de higiene personal para evitar la contaminación de los alimentos y una encuesta sencilla para verificar que el sistema de autocontrol se está efectuando adecuadamente.

Aparte, informa a los empresarios sobre cómo prevenir una plaga, evitar que se rompa la cadena de frío, qué control deben hacer, en materia de trazabilidad, de los productos que suministran o cómo debe actuar un manipulador de alimentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios