Un gol por verónica a la solidaridad

  • Artistas y toreros jugaron ayer una partido de fútbol sala benéfico a favor de la asociación Aspacehul la jugada Más de 2.500 personas cubrieron el aforo del Palacio de los Deportes de Huelva en esta nueva cita solidaria

Comentarios 1

"Se debe aprovechar la fama y notoriedad para hacer cosas que merezcan la pena". Así de rotundo se mostraba Arcángel, minutos antes de salir a la pista del Palacio de los Deportes, donde en la tarde de ayer se llevó a cabo la segunda edición del encuentro benéfico entre artistas y toreros, organizado por este cantaor onubense.

"Dónde diga Arcángel, haya vamos, sin discusión de por medio" espetaba tajante el torero Javier Conde, quien deseaba que "iniciativas como éstas "sirvieran para solucionar todo tipo de problemas. Los personajes públicos no debemos cerrar los ojos a la realidad que viven muchas personas. Tenemos que involucrarnos en todo lo que podamos para ser útiles a la sociedad", apuntaban mientras le pasaba el balón en los vestuarios a su compañero de profesión y de equipo Miguel Báez Litri.

El torero onubense aseguraba estar siempre disponible para todo aquello que se haga por Huelva, y más "si es una causa como la de hoy -por ayer-".

En este mismo sentido, se manifestaba la verdadera estrella del encuentro. El isleño Manuel Carrasco afirmaba que tiene "que devolverle a esta ciudad y provincia todo lo que han hecho por mí, y si me llama ese cantaor de gran voz e imponente corazón como es Arcángel, por una causa como ésta, aquí estará el Lolo, siempre disponible".

Se acerca la hora del encuentro. Un encuentro donde los goles son lo de menos. Un pabellón volcado. En el centro del graderío, cerca de treinta onubenses, miembros de la Asociación de Paralíticos Cerebrales de Huelva, Aspacehu, esperan expectante este partido. Para muchos de ellos es la primera vez que ven directo practicar este deporte. Para la mayoría este partido de fútbol sala ha significado romper con su rutina diaria.

El ambiente se caldea por momento. Más de 2.500 personas corean los nombres de sus ídolos. 2.500 personas que con el simple hecho de respaldar esta iniciativa, asistiendo a la misma, previa adquisición de una entrada, han apostado por una asociación que lleva muchos años trabajando por esas otras personas a las que la vida les ha marcado un gol anti-reglamentario.

Con la recaudación de este encuentro, Aspacehu pondrá el mes que viene en funcionamiento una residencia para personas afectadas con esta enfermedad. "Este centro será una balón de oxígeno para ellos y sus familias, pues estas personas necesitan de una serie de cuidados que no todo el mundo está preparado para llevarlos a cabo", comenta el trabajador social de Aspacehu, Angel Luis Barroso, para quien este encuentro significa, también, un balón de oxígeno para esta asociación "que como toda organización sin ánimo de lucro tiene déficit económico. No se puede hacer frente a todo lo que tenemos entre manos con las subvenciones instituciones y las cuotas de los socios".

El público se levanta. Salen los equipos. Por los toreros, entrenados por los recreativistas Jesús Vázquez y Edwin Congo, jugaron Miguel Báez Litri, Javier Conde, Paco Ojeda, Finito de Córdoba, Pepín Liria, Emilio Silvera, Fariñas, 'El Tato', Rubén Marín, Alex el Pintor y el ex recreativista Oscar Arias.

Las emociones se disparan. Salen al terreno de juego los siguientes artistas, comandados por Dani Bautista e Iago Bouzón: Manuel Carrasco, Pepe el Marismeños, Antonio Orozco, David de María, César Cadaval (Los Morancos), Paco Catalán, El Mani, Hugo, Pepe er Caja, Sergio Contreras y el propio Arcángel.

Tras el saque de honor efectuado por dos miembros de Aspacehu, acompañados de la cantaora Argentina, el arbitro y jugador del Recre, Javi Guerrero, da el pitido inicial. Diversión en las gradas. 'Fair play' en el terreno de juego. Primer gol de Javier Conde (0-1). Empata Hugo para los artistas. Tras un perfecto pase de Manuel Carrasco, Sergio Contreras adelanta al equipo blanco. En los minutos finales penalti a favor de los toreros. Un tránsfuga llamado César Cadaval lanza la pena máxima. Empata el encuentro. El Moranco es manteado por los nuevos compañeros ante el clamor del público que no deja de corear 'torero, torero'. Al final, se supero las expectativas. Rotundo éxito que seguro animará a Arcángel a organizar una nueva edición de este encuentro. Amén.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios