"La gestión urbanística cada vez es más complicada en cuanto a plazos"

-¿Se ha encontrado en alguna situación similar a la del Ensanche con otro proyecto urbanístico?

-La verdad es que tengo experiencia, porque el desarrollo Isla Canela también fue muy lento pero con diferencias, porque no había enfrentamiento jurídico, era la propia lentitud de lo que son los desarrollos, la gestión urbanística. Es un parón quizás también más representativo de la España que vivimos ahora, por un lado los procesos formales son más complicados y creo que la gestión urbanística cada vez es más complicada en cuanto a plazos. Creo que ese factor no se ha analizado suficientemente por parte de los responsables políticos, la incidencia que ha tenido eso tanto en el boom inmobiliario como en la posterior caída.

-En Andalucía ha habido una gran polémica con la ordenación del territorio.

-Sigo la tendencia del sector, que siempre ha estado por mayores grados de desregulación, no digamos ya de libertad. Siempre se ha pensado que era más operativo un urbanismo un poco más anglosajón, que deje más libertad tanto a los ayuntamientos como a los agentes urbanizadores y que analice cada proyecto por sí mismo, con parámetros generales más fáciles de cumplir. Probablemente este sea el sector más intervenido de Europa y no está claro que eso esté beneficiando ni al sector, ni a la sociedad, ni a los ayuntamientos. Creo que en algunos casos se pierde un poco el sentido de lo que deben ser los planes territoriales, indicativos, y entran demasiado en el análisis micro.

-Quizás ha sido una reacción a modelos como el del Levante.

-En los últimos 50 años ha habido muchas operaciones que no eran las deseables desde nuestra óptica actual, pero también ha habido otros desarrollos que han permitido el crecimiento de zonas importantes. Se han hecho cosas mal, pero con muchísimos papeles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios