La gestión y el 49% de Aguas de Huelva pasarán a manos privadas

  • El Consistorio espera obtener hasta 57 millones por la operación · Las acciones permanecerán en manos de un nuevo socio durante 25 años · Se mantiene la subida de la tasa de saneamiento

Comentarios 16

El Ayuntamiento de Huelva iniciará en el Pleno de la próxima semana la privatización de parte de Aguas de Huelva. La elevada deuda (267 millones de euros), el déficit de ingresos y la imposibilidad de conseguir un crédito han llevado al Consistorio a plantear la conversión de la empresa municipal en una sociedad mixta, en la que el Ayuntamiento mantendría una mayoría con el 51% de las acciones, pero que sería gestionada por el socio privado. Ni la plantilla ni las tarifas deberían verse afectadas por este cambio de condiciones según fuentes municipales.

La operación de privatización de la joya de la corona del Ayuntamiento llega después de que el Consistorio no haya podido culminar la otra operación, de ingeniería financiera, que implicaba a Aguas de Huelva: la petición de un crédito de 30 millones de euros a la sociedad municipal que ésta pagaría al Ayuntamiento en concepto de canon por la concesión demanial de la red de saneamiento; es decir, por el uso de las canalizaciones de la ciudad. Tras haber recorrido diversas entidades financieras, e incluso haber rebajado sus pretensiones iniciales respecto al crédito, no ha encontrado ningún banco que lo sufrague. Por eso ha tenido que buscar una alternativa y ha planteado lo que podría denominarse una semiprivatización del servicio de aguas, la única empresa pública local que reporta beneficios.

La intención municipal es aprobar en el próximo Pleno el inicio de los trámites para convertir Aguas de Huelva en una empresa mixta de forma temporal. Esto se haría mediante una ampliación de capital: de los 210.000 euros de capital social que tiene en la actualidad pasaría a contar con unos 412.000, de forma que el socio privado que entre en Aguas de Huelva se quedaría con el 49% de las acciones. El Ayuntamiento se garantizaría así una mayoría y la presidencia del consejo de administración, pero la gestión de la empresa también pasará a manos privadas, quedando al cargo del nuevo socio. Una vez pasados 25 años, el Ayuntamiento volvería a hacerse con las acciones vendidas por su valor nominal; es decir, 202.000 euros.

Con este trámite, el Ayuntamiento espera ingresar de manera casi inmediata una elevada cantidad, de hasta 57 millones de euros, que serían abonados por el nuevo socio y que se destinarían a sufragar parte de las deudas que tiene el Ayuntamiento, que debe 100 millones a entidades bancarias y 167 a proveedores (cantidades de deuda reconocida, más allá de las facturas que aún haya en los cajones).

La empresa que se hiciera con las acciones tendría que garantizar el préstamo de 27 millones de euros que el Ayuntamiento no ha logrado conseguir en las entidades financieras. Esta cantidad será devuelta en el plazo de 25 años por todos los usuarios de Aguas de Huelva, mediante la polémica subida de la tasa de saneamiento que se aprobará de forma definitiva en el próximo Pleno y que supondrá un incremento medio de 5,5 euros por factura para los consumos domésticos y 11,1 en los industriales y comerciales a partir de enero. De esta forma, el pago del préstamo se mantiene a pesar de provenir de otra fuente.

Además, dentro del pliego de condiciones del concurso (puesto que el nuevo socio se seleccionará por este método), el Ayuntamiento recoge otra partida a recibir de entre 0 y 30 millones de euros en concepto de incremento del valor de la concesión demanial de la red de saneamiento. Según fuentes municipales, cuando se valoró la concesión se hizo a la baja, puesto que el pago iba a realizarlo una sociedad municipal. En cambio, ahora la concesión irá para una sociedad mixta, por lo que se le pide al socio privado que aporte una cantidad para "completar el valor real de la red de saneamiento". Es ese concepto el que se cuantifica entre 0 y 30 millones, como una parte puntuable del concurso, y del que el Ayuntamiento espera obtener otra buena cantidad.

Por otra parte, el nuevo socio también tendrá que realizar una aportación de nueve millones al patrimonio de la sociedad, aunque eso no revertirá en las maltrechas arcas del Consistorio, que en las últimas semanas ha realizado varias maniobras para lograr ingresos extraordinarios: desde reclamar a la Junta de Andalucía los 9 millones que debe en impuestos municipales hasta renovar el convenio con el Servicio de Gestión Tributaria de la Diputación para cobrar un anticipo de 1,8 millones.

A cambio de esa aportación millonaria, la empresa que se integre como socia en Aguas de Huelva tendrá derecho, por las labores de gestión, a entre un 1 y un 10% de la facturación anual de la empresa, en función de la oferta que presente (el año 2007 las ventas ascendieron a 15,9 millones de euros). Asimismo, tendrá derecho a un 49% de los beneficios, de una media de entre 300.000 y 400.000 euros anuales, aunque según fuentes municipales se intentará que estos sirvan para ir reforzando la sociedad.

Estas fuentes aseguran que la nueva fórmula societaria no tendrá ninguna repercusión para los alrededor de 130 trabajadores de Aguas de Huelva, ya que se mantendrá la misma plantilla y convenio. Y en cuanto a lo que más puede interesar al onubense de a pie, el efecto sobre la factura del agua, las mismas fuentes aseveran que el concurso penalizará "fuertemente" todas aquellas ofertas que presenten una subida de las tarifas del agua por encima del IPC, que es el modelo planteado.

Ésta será la propuesta que llegue al Pleno de diciembre, dos meses después de que la Corporación municipal aprobase la subida de la tasa de saneamiento. Si se cumplen los plazos, en dos o tres meses debería estar acabado el cambio societario, para en un periodo similar convocar y resolver el concurso que seleccionará al socio.

La semiprivatización de Aguas de Huelva también traerá consigo una pequeña revolución en la prestación de servicios del Ayuntamiento. A partir del momento en el que se cree la empresa mixta, Aguas de Huelva será la encargada de gestionar los servicios de recogida de residuos sólidos urbanos, limpieza viaria y mantenimiento y lavado de contenedores y papeleras, que hasta ahora venía prestando la empresa Cespa, filial de Ferrovial.

El Ayuntamiento pretende compensar así la ejecución de un servicio deficitario (la recogida de basuras y limpieza de calles) con otro que da beneficios, como es la gestión del agua. Precisamente, la deuda del Ayuntamiento con la empresa Cespa es una de las más elevadas entre sus proveedores, con 33 millones de euros pendientes, algo que ha llevado a la compañía a paralizar de forma puntual la recogida de basura en series de días sueltos en los últimos meses (problema resuelto tras una serie de negociaciones). Ahora, el servicio pasaría a ser competencia de Aguas de Huelva y, por tanto, su gestión quedaría también en manos del socio privado.

No obstante, según fuentes municipales, es obligatorio respetar el contrato vigente con Cespa, al que aún restan cinco años. Durante ese tiempo será la empresa concesionaria la que siga realizando el servicio (prestándolo a Aguas de Huelva en lugar de directamente al Ayuntamiento) y pasado el plazo habría que licitarlo de nuevo, para su subcontratación, o prestarlo de forma directa desde Aguas de Huelva, posibilidad que cabría si el nuevo socio inversor también tuviera este tipo de servicios en cartera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios