En forma más allá de los sesenta

  • El circuito biosaludable del parque Aventura permite a los mayores practicar deporte al aire librel vida sana Un grupo de mayores enriquece su paseo matinal con una tabla de gimnasia en las máquinas del espacio público.

Mens sana in corpore sano. La práctica del deporte está cada vez más extendida en la sociedad onubense. Son muchos los mayores que se han sumado a esta moda. No es rara su presencia en los gimnasios de la ciudad. No obstante, la gran mayoría sigue decantándose por ejercitar las piernas con paseos diarios, es otra manera de mantenerse en forma.

Las políticas dirigidas al colectivo apuestan por el envejecimiento activo, por mantener el papel protagonista del mayor en los distintas facetas sociales. En este sentido, hace un par de semanas se abrió en Huelva el primer circuito biosaludable para adultos. Unas instalaciones, ubicadas en el parque Aventura en el Molino de la Vega, habilitadas para la práctica del deporte al aire libre. Desde entonces un grupo de mayores enriquece su paseo matinal con una tabla de gimnasia en las máquinas que conforman el circuito, para a continuación sentarse a descansar y a tomar el sol en los bancos del espacio público. Entre estos mayores se encuentran Carmelo Gómez y Manuel Fernández, que tras dar su paseo diario se dirigen al circuito biosaludable del Molino de la Vega para ejercitar los músculos. A ellos no les hace falta el cronómetro, Gómez señala que "me monto en todas las máquinas varias veces, empiezo por una y cuando me canso me paso a otra". En este sentido, comenta que la de hacer flexiones "es la más costosa".

Apunta que siempre le ha gustado el deporte y mantenerse en forma, "me gusta andar y hago pesas en casa, siempre he hecho deporte", a lo que añade que ya que cuentan con estas instalaciones "hay que venir todos los días y darle a las máquinas". Explica que prefieren ir por la mañana, ya que no hay gente en el parque y se puede hacer deporte con más tranquilidad. Asimismo, manifiesta que el circuito biosaludable ha tenido una gran acogida entre el colectivo. Destaca que acuden "muchas mujeres".

El circuito estaba formado por seis aparatos, de los que ya sólo quedan cuatro -retiraron dos, según Gómez, porque uno estaba roto y el otro no estaba bien sujeto en el suelo-. Estas máquinas permiten ejercitar brazos, piernas y todas las articulaciones. Cada una actúa sobre una zona determinada del cuerpo, centrándose en el aparato locomotor y articular, de hecho están recomendadas para mayores de 60 años, con artrosis o algún problema de movilidad.

Manuel Fernández, por su parte, tiene 87 años, de los cuales cuarenta ha estado trabajando en la mina. Ahora aprovecha su jubilación para pasear y tomar todo el aire que no pudo durante el periodo que estuvo en la mina. Señala que él y Carmelo van siempre juntos. Aunque subraya que es más mayor que su amigo, "le llevo doce o trece años". Explica que "me gusta el deporte pero no lo practico". No obstante, destaca que "ando mucho". Todos los días recorre el trayecto entre la antigua fábrica de harina, en Las Colonias, y el parque del Molino de la Vega. Ahora el circuito biosaludable le permite realizar algo de gimnasia, e incluso compiten entre ellos. Afirma que lo que más le gusta es la máquina de remo, "hacemos gimnasia y luego nos sentamos a tomar el sol".

Subraya que estos circuitos de gimnasia al aire libre deberían ponerlos en más puntos de la ciudad, de manera que sean más accesibles al colectivo y todos los mayores puedan hacer uso de ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios