El 20% de la facturación de los restaurantes llega por las comidas de Navidad

  • Los hosteleros hacen su agosto durante estas fiestas gracias a las comidas de empresa, que ya han dejado sin disponibilidad de mesas a varios locales de la capital. Tras el bache del verano, las previsiones para estos días son muy positivas

La Navidad y los días previos a las mismas se han convertido en los últimos años en la época en las que más comidas de empresa se organizan hasta el punto de que en la provincia originan el 70 por ciento de la facturación del mes de diciembre y el 20 por ciento de las cuentas anuales de estos establecimientos. La contención de las economías familiares no se extiende a la de las empresas, según todas las previsiones de los empresarios, que apuntan a una campaña más que satisfactoria, que ha llevado a que en más de un establecimiento de la capital ya no se dispongan de mesas para lo que resta de mes.

Lo que hace ya unos años fue una moda que se creía pasajera, se ha convertido en una costumbre arraigada en nuestra provincia y, además de la celebración de las reuniones familiares, numerosos onubenses participan también en las comidas o cenas navideñas con las personas más cercanas. Compañeros de trabajo, de club deportivo o social, de estudio, de gimnasio, vecinos o simplemente el grupo de amigos de toda la vida, se reúnen durante los días previos a la Navidad para compartir mesa.

La comida de empresa ha sustituido a las tradicionales cestas de Navidad en la mayoría de los casos porque suponen un desembolso medio de 32 euros por cubierto (más económico que otros obsequios), si bien el abanico se abre hasta los 40 en función del menú que se elija. Las cifras son similares si la reserva la realiza un particular, aunque en este caso la tarifa puede bajar hasta los 25 euros. En este sentido, desde diferentes locales apuntan a que lo que sí ha bajado es el número de comensales, de forma que las reuniones que se dan cita en torno a una mesa son menos numerosas, con una media de 15 ó 20 personas, que en la mayoría de los casos prefieren menús completos, con platos variados compuestos por entrantes, entre los que no suelen faltar los productos más típicos de la tierra, carne o pescado, pan, bebida y postre.

A pesar de esa tendencia a reducir los grupos, los hosteleros se muestran satisfechos y hablan de una campaña "muy buena". "Afortunadamente, la temporada parece que va sobre ruedas y las previsiones son muy halagüeñas", asegura el secretario general de la Asociación de Hosteleros de Huelva, Rafael Barba. Y es que como él mismo apunta, cuando se trata de pagar con la tarjeta de crédito ajena "parece que no se existen reparos ". Pero además este año parece que tampoco los están poniendo los particulares y todo apunta a que se cumplirán las previsiones del estudio de consumo para las próximas fiestas navideñas realizado por la Unión de Consumidores, en el que ya se anunció un incremento en el gasto del presupuesto para restauración, que no amortiguará los malos resultados de la campaña de verano (cuando las ventas cayeron hasta un 40 por ciento en algunos casos), ya que los más afectados entonces fueron los locales de la Costa, donde las comidas de empresa no tienen tanto peso.

"Hasta la fecha, las reservas van al mismo ritmo que lo hicieron el año pasado", asegura Paco Cruz, del Mesón El Olivo, ubicado en Beas. Idea que mantienen desde el Liceo Gastronómico La Qtxara, en Bellavista, donde ya hay problemas de reserva, sobre todo para los días más demandados este año: el 14 y el 20 de diciembre. "En Navidad parece que tenemos la obligación de salir a comer fuera o con los amigos o con los compañeros de empresa y familiares y eso se nota", puntualiza Aurora Cruz. Quien asegura que este año se han adelantado las reservas: "Los que tienen mesa para el viernes (por mañana) es porque habían cerrado la mesa con más de un mes de antelación".

Hasta el año pasado se reservaba de forma mayoritaria en establecimientos de la provincia, aunque actualmente, los locales de la capital están notando un "constatable aumento de actividad" que ha llegado incluso a desbordar a algunos establecimientos, donde ya no hay posibilidad de reservar hasta el año que viene. Y es que el carné por puntos y la nueva normativa de Tráfico que entró en vigor hace unos días "invita a la gente a dejar el coche aparcado", apuntan desde la patronal del sector.

Al igual que los restaurantes, los bares de copas también se preparan para estas fechas ya que se está generalizando la reserva para después de los almuerzos (más numerosos para comidas de empresa que las cenas, que se dejan para grupos de amigos). De ahí, que también los empresarios de este tipo de locales cuenten con buenas expectativas para la facturación de final de año. Porque en estas fechas es ya una tradición que las copas pongan el broche final a este tipo de celebraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios