La facturación de las lonjas de la provincia creció un 1,23% en 2015

  • El valor de las descargas aumentó en las de Isla y Ayamonte y bajó en las de Punta y Huelva El alza del 8% del volumen despachado rebaja los precios El coste medio se redujo a 3,55 €/kg

La facturación global de las lonjas de pescado operativas en la provincia de Huelva, localizadas en la capital, Isla Cristina, Ayamonte y Punta Umbría, se incrementó apenas un 1,23% durante 2015 pese a que el volumen de productos descargados repuntó casi un 8% debido a que el aumento de la oferta productiva repercutió en la depreciación generalizada de la mercancía en el mercado.

Según los datos ofrecidos por el Sistema de Información Andaluz de Comercialización y Producción Pesquera (Idapes), las cuatro lonjas onubenses anotaron en sus registros de descarga un total de 19.099 toneladas de peces, crustáceos, moluscos y otras especies, 1.406 toneladas más que las 17.692 registradas en 2014, lo que representa un aumento interanual del 7,95%.

El valor de esas capturas, sin embargo, se mantuvo más estable ya que toda la mercancía despachada en primera subasta alcanzó un valor de 52.013.877 euros, facturación de la que más de la mitad corresponde sólo a la lonja de Isla Cristina, 633.432 euros más que en el ejercicio anterior, cuando fue de 51.380.445 euros.

La explicación de la diferencia entre el incremento del aforo descargado y su valor obedece a que el significativo aumento del género desembarcado para su comercialización repercutió en un descenso del precio medio de las capturas, que, tras el incremento que experimentó en 2014, cuando marcó 3,92 euros por kilogramo, volvió a contraerse el año pasado al reducirse a los 3,55 euros/kg.

Los datos constatan una recuperación respecto al curso precedente, en el que, si bien la facturación global fue muy similar, se debió al mejor precio de la mercancía, lo que compensó un descanso en las capturas de alrededor de 1.500 toneladas hasta las 17.692. No en vano, 2015 fue muy similar a 2013, el mejor de la serie del último lustro tanto en volumen como en valor de la mercancía, en el que se comercializaron en primera subasta en las cuatro lonjas 19.559 toneladas, con un valor cifrado en 52.143.711 euros, pero con un coste medio de 3,37 euros/kg, el más bajo de los últimos cinco años.

Los valores de estos tres últimos años contrastan con los de 2011 y 2012, en los que un valor medio más alto en el mercado de los productos faenados se tradujo proporcionalmente en una mejor facturación, de lo que se desprende, atendiendo a la evolución de los últimos cinco años, que, debido a las oscilaciones de los precios, las flotas que descargan en las lonjas de la provincia cada vez han de incrementar más su volumen de pesca para poder mantener el mismo nivel de facturación. De hecho, en 2012 las 15.948 toneladas despachadas en primera subasta cotizaron a 47.014.777 euros merced a un precio medio de la mercancía de 3,97 euros/kg, en tanto que en 2011 la facturación de las 17.870 tn ascendió a 49.120.468 euros impulsada por una cotización de 4,15 euros por kilo, las más elevada del último lustro.

En lo que respecta a un análisis individualizado de cada una de las lonjas, sólo las de Isla Cristina y Ayamonte experimentaron un crecimiento de su actividad de descarga de pescado y otras especies por volumen de productos y por facturación en 2015, en tanto que la Punta incrementó la cantidad desembarcada pero redujo su recaudación en tanto que la de Huelva capital fue la única que sufrió un descenso en ambos capítulos.

En concreto, la lonja de Isla Cristina, históricamente referente de Andalucía, fue la que lideró en Huelva tanto el peso del género despachado como el valor del mismo, acaparando el 55% y el 56,2%, respectivamente. En sus muelles se descargaron 10.510 toneladas , un 7,59% más que las 9.768 de 2014, en tanto que la facturación se incrementó un 4,79%, desde los 27.903.416 a los 29.240.148 euros, marcando su nuevo techo histórico. El precio medio de las descargas apenas sufrió variaciones ya que se redujo levemente desde los 2,86 a 2,78 euros por kilogramo.

En cuanto a las especies comercializadas, cabe destacar el significativo aumento del tonelaje y valor que experimentó la caballa del sur, que paso de 1.109 a 2.355 toneladas, lo que se tradujo en un alza de la facturación de 268.179 euros a 1.003.602 euros, así como de calamares y chipirones, que se duplicó al incrementarse el peso de las descargas de 55 ,4 a 120 toneladas, lo que disparó la facturación de 540.302 a 1.199.618 euros debido a que el precio medio del kilo se incrementó hasta los 9,94 euros. Otras especies que incrementaron sus valores tanto en producción como en precio total de comercialización, aunque menos pronunciado, fueron la bacaladilla, el boquerón o la cigala.

En el lado opuesto se hallan la gamba, que redujo el peso de sus ventas de 327 toneladas a 134, así como su valor -de 3.444.666 a 2.309.140 euros-, lo que disparó su precio de 10,52 euros a 17,21 por kilo; así como la sardina, que redujo el volumen vendido de 2.184,4 tn a 1.447,9 y su cotización de 4.635.544 a 3.108.727 euros.

En términos absolutos, la especie de la lonja isleña, con una flota de 166 buques según el censo de 2014, lo que representa casi un 10% del total andaluz y el 35% del provincial, que lideró la facturación fue la chirla con 4.987.929 euros, ligeramente por encima del pasado año, lo que representa un 17% del total de ventas.

La lonja de Punta fue la segunda de la provincia por peso e ingresos, acaparando el 30,2% y el 22,4% de Huelva, respectivamente. El tonelaje de las ventas repuntó un 2,15% desde las 5.655 tn hasta las 5.777, si bien la cotización se contrajo un 8,3% desde los 12.740.420 euros hasta 11.682.656, arrastrada especialmente por el hundimiento de la sardina, debido a que el precio medio cayó de 2,25 a 2,02 euros/kg.

Analizando las especies vendidas, la chirla mantuvo el liderato, acaparando más de la mitad de la facturación, al pasar de 5.207.199 a 6.237.950 euros , en tanto que el peso de sus transacciones subió de 1.945,4 toneladas a 2.081,4 aun cuando el precio medio por kilo aumentó de 2,68 a 3 euros.

También se incrementó el volumen y el precio de las caballas del sur y de los calamares y chipirones, si bien bajaron los boquerones y, especialmente, las sardinas. Éstas se hundieron al reducirse drásticamente el volumen de 1.382 tn a 504 tn y su cotización, de 2.901.829 a 778.223 euros.

La lonja de Ayamonte fue la que mayor incremento protagonizó tanto en la producción como el precio de lo despachado, lo que le permitió en 2015 incrementar su cuota provincial al 13,3% y 18,5%, respectivamente. El peso total de las ventas ascendió a 2.552 toneladas, lo que supone un 29,6% más que las 1.969,7 de 2014, en tanto que la facturación global se disparó de los 8.926.682 a los 9.625.930 euros, nuevo techo histórico, lo que representa un impulso más contenido, del 7,83%, debido a que el aumento de la oferta contrajo el valor medio de 4,53 a 3,77 euros por kilo.

"Al haber más cantidad de género es lógico que los precios se reduzcan por la ley de la oferta y la demanda pero que hayamos incremantado el valor total en casi un 10% es una buena noticia" asegura Alonso Abreu, presidente de la Asociación de Armadores de Punta del Moral, concesionaria de la explotación de la lonja de Ayamonte, quien incluso pronostica que ésta seguirá con la misma senda de crecimiento en el presente ejercicio al haberse incrementado la cuota de mercado gracias al alzal en el número de buques que descargan en la misma. "Nuestra previsión es que siga creciendo a un ritmo similar este año porque cada vez hay más barcos". De hecho, según Abreu, detrás del gran crecimiento que ha experimentado la lonja fronteriza están tanto "el aumento de cuota de algunas especies, como la cigala, y la mayor presencia de barcos portugueses".

El presidente de los armadores de Punta del Moral puntualiza que la lonja ayamontina, donde descargan 25 barcos, todos de arrastre, "está enfocada al marisco, principalmente gambas, cigalas, morunos y alistados" y que, dadas sus peculiaridades, la mercancía se vende a partir de las 19:00, lo que permite a las embarcaciones ir a faenar y volver en el mismo día.

Por variedades, creció especialmente el aumento de la bacaladilla, que pasó de 385 a 864,7 toneladas comercializadas y de 310.080 a 965.078 euros, en una relación inversamente proporcional al descenso de la gamba, aun así la espcie estrella de la lonja ayamontina, que se redujo de 256,3 a 109,3 toneladas y de 3.652.840 a 2.199.732 euros en facturación dado que "la primera es depredadora de la segunda y, por tanto, cuando hay mucho de una especie hay poco de la otra y viceversa", lo que disparó el precio del kilo de gambas de 14,2 a 20,1 euros. Contribuyeron también a impulsar las ventas en Ayamonte el empuje del calamar o chipirón, que se triplicaron, el de las cigalas, que se duplicó gracias al aumento de la cuota, así como el de choco, langostino o pulpo de roca, que se aupó al segundo puesto en facturación al crecer de 951.406 a 1.152.389 euros.

Por último, la lonja de Huelva fue la única de las cuatro provinciales que perdió fuelle tanto en la actividad de venta por peso y coste al desplomarse un 13% y un 19,05%, lo que redujo aún más su cuota en el conjunto de la provincia al 1,3% y 2,81%. En la lonja capitalina se comercializaron 260 toneladas de mercancía, casi 40 menos que las 298,7 del pasado año, en tanto que su valor total se contrajo de 1.809.927 a 1.465.143 euros, con una reducción del precio por kilo de 6,06 a 5,64 euros.

Atendiendo a las especies, las que arrastraron el descenso fueron principalmente la gamba, que se hundió en peso de 50 toneladas a 12,3 y en facturación de 545.227 a 171.235 euros, y la merluza, en tanto que subió el calamar o chipirón, líder en facturación al crecer de 145.953 euros a 261.806 euros, en tanto que en peso lo hizo de 17,3 toneladas a casi 30, con un leve alza del precio del kilo de 8,4 a 8,74 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios