Unos extraños en la calle del Pozo del pueblo de Pajaroncillo

  • El matrimonio había alquilado una casa y hace pocos días llegó la hermana a la localidad

Con sorpresa y conmoción. El pequeño pueblo de Pajaroncillo (Cuenca), con una población que apenas supera los 50 habitantes despertó sobresaltado con la noticia de que los nuevos vecinos que se habían instalado en la localidad estaban detrás de la desaparición y muerte de Mari Luz Cortés. Como España entera y medio mundo, en este punto de Cuenca se había seguido con máximo interés la desaparición de la pequeña onubense. "Estamos conmocionados", admitía uno de los vecinos. Santiago del Valle y su mujer, Isabel, llegaron a Pajaroncillo poco después de la desaparición, cuando abandonaron Granada (donde fue interrogado por la Policía) y pasaron por otros puntos de la zona de Levante. Allí, en este pequeño pueblo, alquilaron una casa en la calle del Pozo que está preparada para los meses de verano. "No cuenta con calefacción ni estufas... nos extrañaba y sorprendía que se metieran en la casa en esas condiciones", comenta Pilar Jiménez, una tendera de Pajaroncillo a la que los del Valle compraban el pan. Para ahuyentar preguntas, comentaron en el pueblo que eran pensionistas, que cobraban una pequeña paga y que se iban a instalar de forma temporal en el pueblo. "Parecía gente campechana y hablaban poco", afirmaba. Hace pocos días, la hermana de Santiago, Rosa, llegaba también al pueblo.

El alcalde de la localidad, Juan Gregorio Requena, señaló que el matrimonio ha hecho vida normal durante el último mes en el pueblo, donde decían estar de vacaciones, y que ambos aseguraron ser de Sevilla, informa Europa Press. Además, indicó que "a ella le gustaba ver la televisión andaluza" y que "cuando viene aquí el coche de línea se iban a Cuenca a hacer algunas compras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios