La experiencia es un grado

  • César Quesada, ex portero y médico, habla de cardiología deportiva

César Quesada defendió los colores del Logroñés y del Recreativo de Huelva. Nos dio alegrías y más de un susto bajo la portería del Decano pero se ganó el respeto de la afición onubense. Ahora, como médico del Recre, se encarga, y no es poco, de que la plantilla esté a tope y en forma para aguantar el ritmo de elite que impone la Primera división.

Ha participado como ponente, invitado por la organización del Congreso de Cardiología.

César cree que la muerte del joven sevillista Antonio Puerta ha sido "un aldabonazo en nuestras conciencias". Y advierte que eso "le puede pasar a cualquiera" por lo que hay que extremar los controles a los futbolistas, "pero no sólo en las plantillas de la alta competición. Hay que bajar a las categorías inferiores, ese es el objetivo para evitar riesgos a los chavales".

A juicio de César Quesada hay muchas lagunas que contribuyen a desproteger al deportista y futbolista en general. La principal quizás sea, a su juicio, la falta de legislación al respecto. "En España no hay nada legislado. Lo contrario que en Italia. Allí se exige un ecocardiograma a todos los jugadores que estén federados", explica. Y concluye con el dato americano: "En Estados Unidos no hay ni obligación de reconocimiento médico. Basta con un documento firmado por el deportista para eximir de responsabilidad al club en cuestión".

Además de un correcto entrenamiento, César Quesada subraya que la figura del nutricionista ha ganado sitio en los equipos. "Una correcta alimentación resulta esencial y está demostrado que es clave en la recuperación física del deportista e incluso en el alargamiento de su vida deportiva", explica.

El ex portero del Recreativo de Huelva no recuerda "cuándo fue la última vez que vio beber a los jugadores. Hace mucho tiempo... Antes los futbolistas no sólo bebían alcohol sino que incluso fumaban en el autobús que los llevaba al lugar del partido. Pero todo eso ha cambiado". César Quesada comenta que la ingesta de alcohol se limita a las celebraciones, excepto una copa de vino en las comidas. Algo así como la 'bebida saludable'.

Y cuenta un secreto: un buen médico se da cuenta rápidamente del jugador que abusa de la 'mala vida'. La sintomatología suele ser muy clara: no rinde en los entrenamientos, se fatiga antes que los demás y hasta resulta algo vago a la hora de trabajar. Para César Quesada, el jugador de fútbol debe continuar con una vida saludable cuando deja el deporte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios