El estandarte del CB Lepe

  • Jugador del Cash Lepe

Pocos jugadores pueden presumir de estar ligados durante toda su trayectoria deportiva a un club. Uno de ellos es José Antonio Díaz Zamorano (Lepe, 6 de enero de 1980), que ha sido y es profeta en su tierra, puesto que lleva desde los 16 años defendiendo los colores del CB Lepe. "Estoy identificado con este club, es el de mi pueblo, me ha ido bien hasta ahora y nunca me he planteado cambiar de equipo", asegura el escolta del Cash Lepe.

Él, más que nadie, disfruta y sufre con el actual Cash Lepe. "Lo peor fue el descenso administrativo que tuvimos hace unos años, bajando de Liga EBA a Primera Nacional, y también los partidos que se pierden en los últimos segundos. Lo mejor, mantener una buena amistad con la gran mayoría de jugadores que han pasado por aquí, como por ejemplo con Juan Ramírez, Alfonso Neves, Sergio Carrasco...".

La retirada es algo que no pasa por su cabeza "creo que, pese a los problemas económicos, el año que viene seguiremos en competición, y otro año más no hay quien me lo quite. Cuando lo deje me gustaría seguir vinculado a este deporte, probablemente como directivo, para seguir apoyando al club".

Zamorano se define como una persona "humilde, trabajadora, con buen sentido del humor, que lo da todo, y más bien tranquilo, aunque de vez en cuando saco el temperamento que llevo dentro". Trabaja como delineante en un estudio de arquitectura en Lepe: "Cuando llegó el momento de elegir me explicaron en qué consistía esto y me gustó; estudié en Huelva, luego estuve en Palos y a los dos años encontré el trabajo que tengo en la actualidad".

Es un gran aficionado a las cartas "con los amigos suelo jugar a la pocha, y con los compañeros de equipo al póker, pero también me apunto al tute, al chinchón...". "Por mi carácter alegre me gusta todo lo que sea sinónimo de fiesta, como el carnaval o la romería de mi pueblo". Otras aficiones son la lectura de temas deportivos, el cine ("me impactó 'Braveheart'), los viajes y la música ("me apunto a casi todo, desde pop a flamenco, pasando por el rap, tecno...").

El 7 de diciembre logró la mejor 'canasta' de su vida al contraer matrimonio. "Es muy importante tener al lado una persona que te apoya". "Me toca colaborar en las labores de la casa, porque ella también trabaja, en una oficina de construcción aquí en Lepe, pero el cambio ha merecido la pena", comenta con buen humor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios