El envejecimiento de la población convierte a Huelva en zona de ahorro

  • Un estudio universitario destaca la energía y el turismo como los sectores emergentes · Huelva sigue a la cola en los indicadores económicos

Comentarios 5

Un estudio universitario apunta el turismo y la energía como sectores empresariales emergentes en la provincia de Huelva. La publicación ha salido al mercado bajo el título 'Planificación Estratégica y Desarrollo. Ensayo previo para diseñar un Plan Estratégico de Desarrollo en la provincia de Huelva' y está elaborado por el Instituto de Desarrollo Local de la Universidad de Huelva en colaboración con el sindicato UGT.

El trabajo, coordinado por el catedrático Juan A. Márquez, hace un análisis de la realidad económica de la provincia y señala algunas líneas de trabajo para favorecer el desarrollo onubense, aunque tan sólo se trata de un documento de trabajo más que un plan con actuaciones para llevar a cabo.

No obstante, el libro es claro y conciso en algunas cuestiones como en el papel que debe jugar la clase empresarial de la provincia, que junto a otras tres propuestas conforman las cuatro líneas generales de actuación que propone el estudio universitario. Las otras tres hacen referencia a la creación de un consorcio que diseñe la estrategia a seguir, favorecer el asentamiento de la población y actuar sobre las infraestructuras, que es uno de los elementos que obra en contra del desarrollo o que determina en Huelva el desarrollo limitado.

En el ámbito empresarial, el estudio reconoce los recursos naturales de la provincia por su notable interés como son los minerales, los espacios forestales, las playas, los sectores emergentes como el turismo y la agricultura que han consolidado un "interesante y estratégico sector industrial y energético". Sin embargo, también advierte que "de nada valen, porque en las teorías del desarrollo cada vez adquieren menos importancia la posesión de recursos naturales y se aprecia más la formación y las habilidades del capital humano".

El ámbito empresarial, cuya vitalidad considera "escasa", destaca por la dualidad existente entre las pequeñas empresas de carácter familiar y unas pocas de gran envergadura que hacen difícil la conexión del tejido productivo. Esta situación se ve agravada por el envejecimiento de la población y por la estructura financiera que convierten a la provincia en un lugar de ahorro más que de inversión por las escasas perspectivas de negocio.

Además las empresas locales fundamentan su ventaja competitiva en los factores naturales cuando la clave del éxito continuado reside en el dominio de las varias fuentes de ventajas competitivas. En este sentido, "es necesario un entorno donde se estimule y anime a las empresas a mejorar y ampliar sus ventajas a largo plazo, favoreciendo las estrategias de lealtad al lugar y fidelidad empresarial".

Una de las propuestas del estudio hace referencia a promover la "calidad total", que pasa por ofrecer al cliente una mejora continuada en la calidad de los procesos productivos, involucrando a todos los recursos humanos en tareas de formación y alcance de objetivos.

El estudio al analizar las debilidades del empresariado provincial hace referencia a los indicadores económicos principales que sitúan a Huelva en la misma dinámica que Andalucía y que insistentemente se sitúan por debajo de la media española y comunitaria, no en vano son las regiones europeas que más se benefician de los fondos estructurales e iniciativas comunitarias. Todo ello es el resultado de una falta de competitividad relativa, que no podrá garantizar crecimientos sostenibles hacia la convergencia de las sociedades europeas.

En esta línea el sistema productivo provincial es más vulnerable en período de recesión, aunque presenta mayores tasas de crecimiento en períodos de auge. No obstante, el profesor Juan A. Márquez explicó en su exposición que la clave está en encontrar los factores que sean capaces de amortiguar estos dos efectos, que en economía se conoce como la teoría del látigo, situándose la provincia de Huelva en la parte final de este supuesto látigo.

Entre las debilidades que se apuntan en la economía provincial destacan factores como los desequilibrios territoriales, la desarticulación territorial como trasfondo de un sistema productivo que todavía transita por el llamado modelo primario exportador, donde los espacios han tenido como función la producción de alimentos o materias primas para la exportación mientras que los inputs industriales, de servicios y tecnológicos son importados. Todo ello trae como consecuencia la fuga de valor añadido y, en definitiva, de la riqueza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios