Huelva

La empresa portuguesa solicitará que los astilleros tengan permiso de construcción

  • El accionista mayoritario de Policedencias España, Manuel Lino, augura un "buen futuro"

Manuel Lino, segundo por la derecha, en una reunión mantenida en enero en la sede de UGT en Huelva. Manuel Lino, segundo por la derecha, en una reunión mantenida en enero en la sede de UGT en Huelva.

Manuel Lino, segundo por la derecha, en una reunión mantenida en enero en la sede de UGT en Huelva. / UGT

Manuel Lino, máximo accionista de la empresa portuguesa Policedencias España SL, que se ha hecho cargo de la concesión de los astilleros de Huelva una vez que el Puerto declaró extinguida la concesión con Cotnsa, adelantó a Huelva Información que tiene previsto solicitar el permiso para que en dichas instalaciones, además de poder reparar barcos, se puedan llevar a cabo labores de construcción, un requisito que no podrá llevarse a cabo antes de 2019, ya que se incluía en las condiciones para el rescate impuestas por la Unión Europea. Quien será el responsable de la empresa que deberá superar la mala imagen dada por los anteriores gestores, quiso aventurar que "el futuro que tiene por delante es muy bueno; tenemos muchos proyectos y clientes, aunque lo primero que tenemos que hacer es ver las condiciones en las que están las instalaciones y hacer una limpieza del solar".

Será Francisco Gallardo, un profesional con más de cuatro décadas de experiencia en el sector naval, la cabeza visible de los nuevos propietarios que firmarán mañana con la Autoridad Portuaria de Huelva la concesión que les permitirá la explotación de unas instalaciones en las que su representante, Manuel Lino, tiene depositadas buenas esperanzas. Éste reconoció a Huelva Información que se vio atraído "por la posibilidad de explotar unos astilleros que no se quedan libres todos los días, por lo que nos vimos obligados a aprovecharla y conscientes de las posibilidades de crecimiento que tiene el Puerto de Huelva, con unas instalaciones que se encuentran en proceso de expansión. Además, sabíamos que Cotnsa pasaba dificultades porque habíamos tenido la oportunidad de trabajar con ellos como subcontratas en algunos trabajos que llevamos de manera conjunta en el pasado".

La crisis que vivió la empresa es, según Lino, "el reflejo de una crisis que se ha vivido en mayor o menor medida en toda Europa, por lo que no nos extrañó demasiado lo ocurrido, ya que ha pasado antes en otros lugares".

Según pudo confirmar ayer Huelva Información, la propuesta lusa comprometía una importante carga de trabajo, aspecto éste que fue confirmado por Lino, aunque "al menos de momento y para evitar que algunos de los proyectos se puedan estropear y no tener éxito, no puedo adelantar y concretar más, pero sí tenemos clientes importantes y proyectos que se pueden hacer en Huelva tan pronto como pongamos orden en las instalaciones, ya que en un principio tenemos que ver en qué condiciones se encuentra la empresa, las instalaciones y especialmente las gradas que están disponibles para comenzar cuanto antes. Las perspectivas son bastante buenas".

Lo que sí quiso dejar absolutamente claro es el compromiso "y la garantía asumida tan pronto como llegamos a un acuerdo con la Autoridad Portuaria, con la plantilla de Cotnsa, quienes tan pronto como vean rescindidos sus contratos, se les harán unos nuevos con la nueva empresa", por lo que quiso despejar cualquier tipo de duda o preocupación de los empleados; no tienen nada de qué preocuparse; su continuidad está absolutamente garantizada". Sobre la posibilidad de poder contratar más plantilla, Lino aseguró que "dependerá de los trabajos que se vayan cerrando, porque está claro que si la carga es importante, no se hace con cuatro personas". Lo que también quiso aventurar, a pesar de que es muy pronto para garantizar una cosa parecida, es "que concurriremos a una concesión más larga" que la de ahora tan pronto como el Puerto de Huelva la convoque, algo que tiene previsto hacer a lo largo del presente año una vez asegurada la continuidad de la actividad de las instalaciones de Cotnsa, uno de los requisitos imprescindibles que le llevaron a revocar la concesión a la misma por impago de tasas.

La empresa portuguesa deberá competir, al menos si se cumple lo anunciado hasta el momento, con la empresa eslovena Pulchra Mare, concesionaria de Astilleros del Guadalquivir en Sevilla y con la canaria Hidramar, que ya han anunciado, junto a Policedencias España, su intención por concurrir al concurso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios