Cómo eliminar el estrés durante las vacaciones

  • El exceso de planificación puede dar al traste con el veraneo

Vacaciones de verano, momento tan deseado por todos nosotros, tiempo de relax y disfrute que anhelamos durante el año, días de descanso que nos hemos ganado en invierno trabajando y ejerciendo nuestras obligaciones y que ahora toca disfrutarlo. Pero, en muchas ocasiones, vivimos estos días de esparcimiento de una forma completamente distinta a su objetivo. Vacaciones en familia, en pareja, con amigos… ¿Por qué sucede esto? Qué podemos hacer para aprovechar este tiempo de descanso y sacar el máximo partido y obtener los mayores beneficios?

Para Asesco, la Asociación Española de Coaching, "las vacaciones son un momento clave para sacar beneficios a nuestro cuerpo y mente. Todos nosotros necesitamos unos días de descanso para recuperar el bienestar físico y emocional y liberarnos del estrés acumulado. Pero, debemos saber cómo hacerlo, de lo contrario, estos días tan deseados por todos irían en nuestra contra, perjudicándonos. Lo importante no es la duración del tiempo libre, sino la calidad de esas vacaciones."

Las vacaciones son el momento perfecto para conversar con la pareja y familiares

Entre los consejos para sacar partido a las vacaciones, lograr que el dinero no le arruine el bolsillo ni la mente parece destacar. Si se anticipa a los gastos, hace una planificación y gestiona el dinero real, le ayudará bastante. No debe vivir por encima de sus posibilidades, porque lo que le dará placer momentáneo, a posteriori puede convertirse en un problema. Un buen consejo es ahorrar un porcentaje mínimo de un 10% al mes durante todo el año para las vacaciones de verano. Para más del 80% de los españoles, el dinero es el factor principal para decidir el lugar de destino en vacaciones.

La planificación económica es clave en vacaciones, pero no la planificación estricta del ocio. "Esto nos puede generar ansiedad y angustia y así conseguiremos el efecto contrario" indica José Miguel Gil, presidente de Asesco.

En ocasiones, cuanto más largo es el periodo que se pasa de vacaciones más complicada es la vuelta y su adaptación, aunque esto influye en la capacidad de cada persona a adecuarse a los cambios. El tiempo vacacional no debe convertirse en un momento libre donde todos nuestros planes deseados deben cumplirse. No hay que tratar de hacer más cosas de las normales y que ello acabe convirtiéndose en otra fuente de estrés. Las vacaciones deben servir para descansar y desconectar. Es clave cambiar la obligación del "tengo que" a la apetencia del "me gustaría hacer".

Ser positivo es clave para evitar la frustración y aprovechar al máximo esta época estival.

Según varios estudios, el verano y el último trimestre del año son los períodos en los que se producen más divorcios y separaciones. Un gran error en estas fechas es tratar de imponer planes, ideas, horarios... Por ello es clave tener paciencia y que se intenten debatir las cosas. Las vacaciones son un momento perfecto para mejorar en la forma de conversar con nuestra pareja y familiares.

Es básico ser capaz de asumir que en vacaciones también existen momentos donde no todo es de nuestro agrado (condiciones meteorológicas no deseables, cambio de planes, compañías desagradables, enfermedades inesperadas, estados anímicos diferentes, etcétera). Para evitar la frustración debe aceptar que se puede disfrutar las vacaciones y el tiempo de ocio sin la obligación de ser felices. "Es muy importante disfrutar del tiempo de realidad (donde hay momentos buenos y no tan buenos)", afirma José Miguel Gil.

No como exigencia, pero sí como buena rutina, intente dar a su cuerpo alimentos saludables. Lo verá reflejado en tu estado de ánimo cada día en vacaciones. Intente practicar ejercicio, aunque sea pequeño, ya que potenciará su vitalidad y positividad. Además, mejorará su estado para adaptación a la vuelta en septiembre a la rutina, aportándonos más energía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios