Las elecciones de la RíaSonrientes, que no es para menosPSOE, sindicatos y FOE tras el 9-M

  • IU ha logrado rentabilizar el voto de la recuperación de la avenida Francisco Montenegro: el 9-M tuvo más electores en la capital l El debate industrial ya se ha hecho parte de la campaña

Comentarios 2

CORRÍA el año 2003 y se acercaban las elecciones municipales. El entonces portavoz municipal de Izquierda Unida, Manuel Rodríguez, daba la voz de alarma: el Ayuntamiento estaba a punto de conceder la licencia de obras a Endesa para la construcción de una central de ciclo combinado en la Punta del Sebo. Entraba en juego un movimiento nacido al socaire del proyecto del Ensanche Sur (que planteó el crecimiento hacia la Ría) que bajo el nombre de la Mesa de la Ría reivindicaba la recuperación de la avenida Francisco Montenegro.

El Consistorio tomaba tras las elecciones la decisión de denegar la licencia de obras iniciando un largo periplo judicial. Pero el paso ya estaba dado: el debate industrial se reavivó en la ciudad de forma previa a unas elecciones en lo que hasta ahora se ha convertido en una constante y que parece tener algún efecto en los resultados.

El debate estuvo presente antes de las elecciones autonómicas de 2004 con la manifestación del 19 de febrero por el empleo industrial, en las municipales de 2007 con la polémica todavía abierta de Endesa y Fertiberia y antes de estas últimas elecciones con una nueva manifestación pro industrial y el polvorín de la avenida Francisco Montenegro al rojo vivo ante el anuncio de cierre de Nilefos.

El debate sobre la Ría o sobre las industrias de la Punta del Sebo se ha hecho parte del escenario electoral y ha habido quien ha sabido rentabilizar el discurso medioambiental y de defensa de los acuerdos del 91: Izquierda Unida. Ya en las elecciones municipales aumentó su base electoral de 4.000 votos y consiguió dos concejales en la capital, pero en estos últimos comicios ha vuelto a conseguir el más difícil todavía: en un contexto de descenso generalizado del voto a la formación, IU ha logrado aumentar sus electores en la provincia de Huelva, con un crecimiento de 600 votos en la capital que ha metido al coordinador general del partido, Diego Valderas, en el Parlamento contra todo pronóstico.

Es muy difícil sustraer este incremento del discurso de la Ría que la que fue coalición ha hecho suyo; de hecho, el principio de la escisión de la Mesa fue el intento de expulsión de los partidos políticos presentes en ella (IU y PA) y la intención de parte de sus miembros de formar una candidatura para las elecciones municipales.

Segunda parte de los votos de la Ría o la industria: el PSOE daba el primer paso el pasado jueves en uno de sus compromisos electorales, la creación de una Mesa de Concertación provincial si ganaba las elecciones. Ese acuerdo fue adoptado en las reuniones previas a la manifestación del 19-F y se ha plasmado por ahora en la promesa de elaborar un documento sobre la situación de la industria en la provincia y pedir ayuda al Ministerio de Industria. Habrá que esperar para comprobar la virtualidad de esta nueva Mesa y el efecto que tiene sobre la actividad industrial en la provincia. La próxima reunión, en tres meses.

Así de sonrientes posaban el pasado martes los representantes de Izquierda Unida con su diputado electo Diego Valderas a la cabeza. La obtención del escaño por la provincia frente a lo que ellos mismos preveían fue celebrado en la sede de IU en la capital.

Con las elecciones autonómicas de 2004 los empresarios y los sindicatos lograron que el Ayuntamiento firmase un pacto por la industria; tras las de 2008, la creación de una Mesa de concertación provincial. Habrá que ver la efectividad de este último acuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios