Los educadores de la prisión creen que la reducción de su área traerá más conflictos

  • El colectivo denuncia "el desgobierno y la improvisación" con que, a su juicio, se está dirigiendo la cárcel onubense

El colectivo de educadores del centro penitenciario de Huelva criticaron ayer la reducción de puestos en el área de tratamiento que, a su juicio, conllevará "un aumento de la conflictividad" a nivel interno y a nivel externo "un notable aumento de la reincidencia". En un comunicado, los educadores lamentan "el desgobierno y la improvisación" con la que a su entender se dirige la prisión de Huelva, haciendo hincapié en la importancia de dar a conocer "la gestión que está realizando en el área de tratamiento el director del centro, Alejandro Zulueta".

En este sentido, el colectivo estima que "desde su llegada al penal, su principal objetivo ha sido la seguridad y el régimen dejando a un lado y menospreciando el tratamiento, como parte fundamental en la reinserción y educación de los internos, que es el fin de toda institución penitenciaria". Asimismo, consideran que "el director, como máximo responsable de la eficaz distribución de los recursos humanos, apostó de forma arbitraria y unilateral la decisión de no renovar las comisiones de servicio (asignación temporal de funciones) de los tres educadores responsables de los Programas de Respeto y Terapéuticos, que actualmente se desarrolla en el centro". Los educadores destacan que "esas comisiones estén justificadas por el déficit de cinco educadores que la penitenciaría onubense tiene en relación a otros centros tipo de similares características, como Morón de la Frontera, Puerto III, o Algeciras", entre otros. A su juicio, "tal decisión no es intrascendente y afecta a 700 de los 1450 presos que se encuentran en los módulos de respeto y unidades terapéuticas", remarcan, a la par que señalan que "la consecuencia inmediata a nivel interno es el aumento de la conflictividad y a nivel externo un notable aumento de la reincidencia".

En esta línea, apuntan que "la falta de previsión a nivel de personal es todavía más grave cuando la dirección es conocedora de las dos inminentes jubilaciones de los educadores que coordinan el área deportiva y sociocultural". Por ello, recuerdan que desde su apertura hace 16 años el centro ha sido "un referente" en el área de tratamiento "a nivel de la Secretaría General de Asuntos Penitenciarios".

A su entender, "son innumerables las salidas programadas en la provincia de Huelva, como la peregrinación a El Rocío, y los acuerdos con organizaciones no gubernamentales, que con la nueva gestión se verán afectados", enfatiza el colectivo, que añade que "las propias relaciones del centro con las ONG, órganos judiciales y demás Cuerpos y Fuerzas de Seguridad también se verán afectadas por la indecisión y desconfianza del nuevo director".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios