La edad de inicio en el tabaco baja hasta los 11 años

  • Los cardiólogos advierten que las tabaqueras influyen en el hábito con adictivos, aromas y sabores · Reclaman más especialistas ante el aumento de enfermos cardiovasculares

Comentarios 2

Trescientos cardiólogos de España y América Latina se dan cita desde ayer en Huelva para debatir el futuro de la especialidad y analizar las causas que han convertido a esta patología en la 'reina de la muerte' junto al cáncer y los accidentes de carreteras.

De las temidas tres 'C' (cáncer, cardiopatías y siniestros de carretera) Huelva se ve especialmente implicada en la prevalencia de enfermedades cardiovasculares y elevados casos de cáncer entre la población. Los especialistas ven relación entre algunos tipos de cáncer y contaminación fabril pero en los padecimientos cardiovasculares "por lo que sabemos hasta ahora, no se ve relación causa efecto". Por lo menos eso es lo que opina el prestigioso cardiólogo onubense Juan Motero, ideólogo y alma mater de este foro internacional que trae a Huelva a la flor y nata de los especialistas españoles e iberoamericanos.

La primera reclamación que ha salido de este encuentro es que hacen falta más especialistas en cardiología para poder tratar con la máxima efectividad a unos pacientes que crecen cada año, en primer lugar por el alargamiento de la vida pero también por la mala praxis de la sociedad actual.

Según el cardiólogo Juan Motero, si tenemos en cuenta los datos del hospital de referencia, el Juan Ramón Jiménez, el número óptimo de especialistas podría estar en los quince cardiólogos, actualmente hay diez, para la población actual que necesita este tipo de atención médica. Hay que tener en cuenta que en el 60% de los ancianos la patología que prevalece es la cardiovascular.

La falta de personal y medios materiales se ve fácilmente reflejada en las listas de espera que jalonan los listados, por ejemplo, de ecocardiografías.

Los cardiólogos no ocultan su preocupación con los hábitos de la sociedad actual pero no solo de los adultos o mayores sino, y lo que es peor, de los niños. Es fácil que un niño obeso tenga más problemas cardiovasculares en el futuro que un niño de peso normal.

Juan Motero asegura que a pesar de la mejora de los diagnósticos, tratamientos y la eficiencia de los fármacos, hay más colesterol entre la población y más hipertensos aunque, eso sí, "los ciudadanos están más concienciados".

Sin embargo, la principal fuente que provoca los infartos es el tabaco. Motero subraya que "es el principal factor de riesgo". Y no oculta su desilusión con las cifras que se manejan. A pesar de las campañas antitabaco, chicles, parches y demás medicamentos para combatir la adicción, sigue habiendo un 36% de fumadores, prácticamente la misma cantidad que fumaba hace veinte años.

Han cambiado los sexos. Algo así como si la ley de paridad hubiese comenzado por la humareda inhalada. Según los datos que manejan los especialistas en cardiología que se reúnen en Huelva, hace veinte años fumaba el 20% de las mujeres. Hoy día esta cifra llega al 45%. Sin embargo, del 80% de hombres fumadores hace dos décadas se ha pasado a un 55-60% en la actualidad. Conforme la mujer se ha incorporado al mercado de trabajo ha ido subiendo también su adicción al tabaco.

Pero si estas cifras son alarmantes más lo es todavía que la edad de inicio en los fumadores haya bajado tanto. Motero lo puso de manifiesto: Un joven (niño) comenzaba con el hábito de fumar a los quince años. "Ahora nos encontramos con que los niños empiezan a fumar con doce e incluso con once años", asegura el organizador del evento cardiológico.

Las tabaqueras tienen mucha responsabilidad en esta bajada de la edad de los fumadores. En la fabricación de los cigarrillos utilizan más nicotina, más adictivos y además añaden al tabaco sustancias aromáticas que dejan mejor sabor y olor de boca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios