El 90% de los docentes pronostican un futuro negativo para la enseñanza

  • Según un estudio de CSI-F, más del 85% de los maestros y profesores están preocupados por las consecuencias de la crisis económica en la educación pública

Más de 150 maestros y profesores de la provincia de Huelva han participado en un estudio realizado por el sector de Enseñanza del sindicato CSI-F en el que los docentes pronostican un futuro negativo para la profesión. Los encuestados muestran así su preocupación por la repercusión de la crisis económica sobre la educación y consideran que las condiciones laborales logradas en las últimas décadas no se mantendrán. Todo ello provoca que cada vez acudan al colegio o instituto con más ansiedad y estrés.

El objetivo del estudio realizado por el sindicato no es otro que el de conocer el nivel de bienestar profesional de los docentes andaluces ya que la crisis agrava la situación y puede desembocar en la pérdida de logros y derechos que hasta ahora se pensaban incuestionables.

Por ello, el cuestionario recoge el parecer de maestros y profesores onubenses sobre la situación económica general y sus repercusiones sobre la enseñanza. Ante esta cuestión los resultados se muestran contundentes ya que más del 94% de los docentes se muestra profundamente preocupado por las consecuencias que la crisis tiene y tendrá sobre la educación.

En este mismo sentido, resulta especialmente revelador el pronóstico de futuro que los encuestados realizan sobre la profesión; casi el 90% de los docentes augura un "futuro negativo", mientras que menos del 10% le atribuye un "futuro positivo". Por otra parte, más del 85 por ciento de los maestros y profesores onubenses también arroja un manto de pesimismo sobre las condiciones laborales, asegurando en la encuesta que no se mantendrán en un plazo medio de tiempo.

No menos interesante es la cuestión que profundiza en el trabajo del día a día de los docentes. Casi la mitad de los participantes en el estudio de CSI-F asegura que el actual contexto económico sí está incidiendo en su labor, concretamente el 48,57%, frente al 50,43% que niega esta influencia.

Por otra parte, casi de forma unánime los docentes creen que la educación debería estar al margen de los recortes, un 92%, mientras que sólo el 7% se muestra favorable a que la enseñanza forme parte de los planes de ajuste.

Uno de los logros más importantes de la profesión en la enseñanza pública, tal y como recuerda CSI-F, ha sido el establecimiento de la edad de jubilación a los 60 años. Este logro fue un importante avance para maestros y profesores sabedores de las dificultades añadidas que la edad avanzada acarrea en una profesión cada día más complicada y en la que hay que estar en plenas facultades "físicas y mentales".

Este tema también queda reflejado en la encuesta; a un 75% le preocupa "mucho" el retraso de la edad de jubilación mientras que el 22% no lo considera como prioritario en su problemática.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios