El deterioro de las tuberías del Infanta Elena está detrás de los últimos escapes de agua

El Hospital Infanta Elena ha sufrido en estos últimos tres días episodios de escapes de agua que tuvieron su principal suceso el pasado martes cuando se venció el falso techo de la Unidad de Radiodiagnóstico. Tras este incidente, tanto el miércoles como ayer el centro hospitalario ha padecido otros incidentes relacionados con la tuberías. En todos estos casos, los lugares en los que se han producido las fugas de agua han sido distintos aseos que han producido goteras que han calado en dependencias como Archivo o Microbiología.

Según señalaron fuentes de la junta de personal, los incidentes se deben en buena medida, a la obsolescencia de parte de estas instalaciones que se remontan a la construcción del edificio hace 40 años. Se trata de tuberías de conducción de hierro que solo en algunos casos, se han cambiado por otras de acero.

Desde la dirección del Infanta, se hizo referencia a estos episodios indicando que ante "una salida de agua de una cisterna en uno de los baños del vestuarios del personal o la aparición de una gotera en un servicio de apoyo interno, solo confirmar que éste y otros incidentes menores se producen en un centro hospitalario de este tamaño y con este nivel de actividad de forma continua y son resueltos rápida y eficazmente por el servicio de Mantenimiento, en el plazo de tiempo menor y con la mínima afectación posible. En estos dos incidentes puntuales, concretamente, no ha tenido ningún impacto en la asistencia".

La dirección recuerda que el Servicio de Mantenimiento es el responsable de realizar las numerosas labores preventivas y correctivas que se llevan a cabo en un centro hospitalario, con el fin de mantener en el mejor estado posible kilómetros de tuberías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios