La huella que deja la carreraLa Redención deja paso al RocíoMúsica para continuar

Esta Semana Santa pasará a los anales cofrades como la Semana Santa de la grúa de la Gran Vía, la que se dejó colar el Consejo de Cofradías de Modesto Fernández Jurado. Pero es también la de la 'sutileza' con la que le quitó el protagonismo oficial a quien tiene que presidir estas celebraciones, no sólo en la Santa Iglesia Catedral, donde lo tiene, sino en los actos públicos de los cofrades. Lo vimos en el pregón en el que el Consejo le quitó la presidencia al obispo para que la compartiera con el alcalde de la ciudad, lo mismo que lo ha consolidado en la carrera oficial. De tal manera que se dejan seis sillas para que la presidencia sea compartida con el Ayuntamiento. Sin duda se está 'regalando' protagonismo cuando las cofradías en la calle son Iglesia y eso lo han tenido claro todos los presidentes aunque el actual se conforma en confundir diciendo que el palco es del Ayuntamiento, cuando este desde la llegada de la Democracia lo dejó todo en manos de las cofradías, no montando el suyo y acudiendo a este como invitado, eso es lo que hicieron los socialistas que lo tenían muy claro. Ahora también se tiene claro y el Ayuntamiento popular sabe que ahí hay muchas miradas. Lo cierto es que el presidente está sólo porque no tiene quién le acompañe, sus colaboradores le dejan porque están en sus palcos y por eso dice que este es del Ayuntamiento. Ahora los palcos de protocolo le llaman de familia. Lo cierto es que habrá que saber cuántos son y cuántos se montan, ingresos y beneficios, y valorar las quejas que habido. La estación en la Concepción no convence por el discurrir de los penitentes, ahora son las quejas de aquellos que tienen palcos y se encuentran en el llamado 'área fantasma' por donde sólo van los pasos. La carrera oficial ha sido un grano, en ella han caído en manos del presidente Antonio Quiñones, Tony González y Rafael Martín Durán, que ha sido el último que aun sin irse ha tenido que soportar 'la cruz' de esta carrera oficial.

La Hermandad de la Redención volvía ayer a su casa hermandad y oratorio en la calle Miguel de Unamuno. Dejaba así la capilla de la Hermandad del Rocío donde salió el Domingo de Ramos, ahora se espera aquí la salida de la carreta del Rocío. Los rocieros ya estuvieron en La Cinta y mañana presentan su cartel.

La Hermandad de la Misericordia vuelve a acoger en su iglesia tras la Semana Santa los conciertos de música antigua dentro del ciclo de Cajasol, en esta ocasión con Avla Degli Orfeli.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios