Las consultas atienden ya a un buen número de alérgicos

  • Los síntomas que los médicos tratan son rinitis y conjuntivitis · Las alergias primaverales se han adelantado si bien no se espera una incidencia notable

Aunque sólo hace una semana que comenzó la primavera, los alérgicos de la capital han comenzado a sentir, con anterioridad, sus típicos y molestos síntomas. Los médicos de atención primaria consultados por este periódico, coinciden en señalar que la asistencia de pacientes aquejados por la incidencia de las alergias comenzó hace algo antes de la Semana Santa, lo que permite apreciar que las alergias primaverales se han adelantado algo este año, en relación a la tónica habitual.

Desde el centro de salud de La Orden se señala que no se trata de un brote de afectados que tenga una dimensiones considerables, pero que sí se evidencia desde hace unos 10 días un incremento claro. Desde el centro de salud del Torrejón se habla de un incremento notable desde los días previos a la Semana Santa. Tanto en un centro como en el otro se señala que el síntoma que con mayor frecuencia se está tratando es la rinitis, seguida de la conjuntivitis si bien aún no están surgiendo los cuadros bronquiales. Es el plátano de sombra el causante en este momento de todas esas molestias.

Los facultativos consultados indican que es difícil saber cuál será la tendencia durante esta primavera, aunque hay indicios que señalan que no será un año especialmente complicado para un elevado porcentaje de onubenses, que cada año muestran una sensibilidad especial hacia la polinización de las diferentes especies. Cabe sólo mencionar que se estima que cada año crece en un 10% el número de personas que padecen alergias primaverales, tratándose de un fenómeno, por lo tanto, en constante crecimiento que se palpa en las consultas de los centros de salud donde la mayoría de los pacientes no llega a los 40 años. La inmensa mayoría de este tipo de alergias es tratada, precisamente, por los médicos de atención primaria y sólo una mínima parte acaba en manos de los especialistas.

El hecho de que la floración se haya adelantado puede sugerir que la densidad de polen no aumente excesivamente en los próximos meses, si bien también hay que tener muy en cuenta las expectativas de lluvias. A más lluvia, menos alergias ya que una vez que el polen a tocado suelo -abatido por las gotas de lluvia- ya no regresa al aire.

Según los datos proporcionados por la Red Española de Aerobiología (REA), la situación actual en la provincia de las concentraciones polínicas de ciprés han disminuido considerablemente de forma que son bajas. Por lo que respecta a los niveles polínicos de plátano de sombra han aumentado de forma general, oscilando entre bajos y moderados y se espera que puedan seguir en aumento en la provincia onubense. Asimismo, los niveles polínicos de ortigas han oscilado entre altos y moderados.

Cabe recordar que el plátano de sombra es una especie arbórea que tiene una amplia presencia en las ciudades.

Como ya se ha comentado es bastante posible que los niveles de afección de las alergias primaverales no sean excesivamente altos, dada la escasa pluviometría de este invierno, aunque esto también depende de manera considerable, de las lluvias que puedan producirse las próximas semanas. Lo que es más que probable es que en este 2008, no se llegue a los niveles alcanzados hace un par de años en donde se llegó a un nivel de polen, y por ende de alergias, fue tres veces superior a los índices habituales. Esto hizo que incluso las personas que nunca habían sentido ningún tipo de reacción, la experimentaran en aquel entonces.

Las alergias primaverales suelen surgir en la adolescencia, aunque también en la treintena suele registrarse un repunte. Se estima que el 14% de la población onubense está directamente afectada por este tipo de patologías, aunque algunas estimaciones elevan ese porcentaje hasta el 38%, dada la vinculación que se da en la mayoría de los casos, entre alergias y asma.

Si miramos nuestra provincia, se evidencia que la Costa aguanta mejor los envites de las alergias primaverales. De hecho, las localidades, según los distintos estudios realizados, que presentan mayor índice de alergias primaverales son Valverde, La Palma y Minas de Riotinto. Las alergias más agresivas en la Costa son las del cenizo y la salsola, mientras que en el interior predominan la gramínea y el olivo. Para la Sierra se deja la parietaria, una especie muy mediterránea y fuertemente alérgica. Sin embargo es curioso que la mayor cantidad de polen en Huelva es el procedente de las encina aunque no es alérgico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios