juicio por el doble crimen de almonte | resolución judicial del caso

El jurado declara a Fran Medina no culpable de los asesinatos

  • El tribunal popular refrenda "por mayoría" el veredicto de inculpabilidad

  • El almonteño pasó ayer su primera noche en casa tras tres años y tres meses de reclusión preventiva

Comentarios 1

Vox populi, vox dei (la voz del pueblo [es] la voz de Dios). Y el tribunal del jurado ha hablado. "Los jurados por mayoría encontramos al acusado no culpable de los hechos delictivos", de los asesinatos de la pequeña María y su padre, Miguel Ángel Domínguez Espinosa, en la noche del 27 de abril de 2013. Con estas escuetas pero contundentes palabras y tras dos días de deliberación se pronunció ayer, pasadas las 18:45, el portavoz del jurado popular que ha enjuiciado al almonteño durante un mes exacto en la Audiencia Provincial de Huelva.

La tensión estalló entonces en la sala. Medina, emocionado, se llevaba las manos a la cara y se refugiaba sobre el pecho de uno de sus abogados, Juan Ángel Rivera. Su familia celebraba el fallo judicial con cierta contención. No pudo hacer el mismo ejercicio la madre y abuela de las víctimas, María Espinosa, quien presa de un ataque de nervios se encaró con el hasta ayer acusado y tuvo que ser desalojada de la sala. Lágrimas de alegría en la bancada ocupada por los familiares y amigos de Medina. Más lágrimas de amargura en la de los Domínguez Espinosa.

Los abogados defensores reclaman que se encuentre al verdadero asesino

La presidenta del jurado, la magistrada de la Sección Primera de Huelva Carmen Orland, trató de apaciguar al público y agradeció a los tres hombres y seis mujeres que conforman el tribunal enjuiciador el trabajo realizado. A continuación, indicó que, "siendo el veredicto de inculpabilidad, se fija en el acto sentencia absolutoria para Francisco Javier Medina Rodríguez y se ordena su inmediata puesta en libertad".

El almonteño se abraza a su hermano Juan. El almonteño se abraza a su hermano Juan.

El almonteño se abraza a su hermano Juan.

El júbilo se trasladó, vía Whatsapp, de inmediato a los alrededores del Palacio de Justicia de Huelva, donde decenas de allegados de Medina celebraban su libertad antes incluso de que la sala de vistas fuera desalojada por completo.

El acto, de hecho, duró apenas cinco minutos, y sólo trascendió en él que el jurado popular ha decidido exculpar a Medina "por mayoría", aunque no se detalló el número de votos. Hay que recordar que para llegar al veredicto de inculpabilidad bastaba con el apoyo de cinco de los miembros. En sentido contrario había que lograr siete sufragios.

Por el momento se desconoce, incluso, el detalle de las motivaciones que el jurado ha esgrimido para dar respuesta al objeto del veredicto, las que le ha llevado a la conclusión final.

Francisco Javier Medina sale por la puerta de detenidos por última vez, ya en libertad y aclamado por los suyos. Francisco Javier Medina sale por la puerta de detenidos por última vez, ya en libertad y aclamado por los suyos.

Francisco Javier Medina sale por la puerta de detenidos por última vez, ya en libertad y aclamado por los suyos. / reportaje gráfico: alberto domínguez

"No podía ser de otra forma", gritaban los familiares de Medina ya en la calle. "¡Con la verdad se va a todas partes!", exclamaban otros mientras esperaban impacientes la salida de Medina por la calle José Oliva. Y salió finalmente libre y sin esposas, tres años y tres meses después de entrar en prisión, por la misma puerta por la que accedía a los juzgados como acusado. Allí pudo abrazar a sus seres queridos. El momento más esperado, el del reencuentro con sus padres y sus hermanos en la calle. Vítores, lágrimas, buenos deseos. Y luego, una breve despedida y vuelta al furgón policial que lo llevó hasta el penal de La Ribera para recoger sus pertenencias y regresar después a Almonte.

María Espinosa, en pie, increpa al recién absuelto por el jurado en la sala. María Espinosa, en pie, increpa al recién absuelto por el jurado en la sala.

María Espinosa, en pie, increpa al recién absuelto por el jurado en la sala.

La familia de las víctimas, por su parte, tuvo que ser atendida por los psicólogos y trabajadores sociales del Servicio de Asistencia a Víctimas en Andalucía (SAVA), ubicado en la quinta planta del Palacio de Justicia. Una ambulancia esperaba en la puerta por si era necesario prestarles asistencia.

El letrado de la defensa Francisco Baena Bocanegra quiso, en primera instancia, dar el pésame a los familiares de Miguel Ángel y María, "vaya por delante, pero ya se han acabado la hora de los duelos, ahora es la hora de la justicia. Y la justicia ha sido inapelable. Un veredicto de inculpabilidad. Más no podemos pedir ni más satisfechos nos podemos sentir", confesó a la prensa.

Medina se refugia en sus abogados tras conocer el fallo judicial. Medina se refugia en sus abogados tras conocer el fallo judicial.

Medina se refugia en sus abogados tras conocer el fallo judicial.

Desde su prisma, una sentencia absolutoria "después de cuatro años luchando, después de un juicio de más de un mes, después de vivir -queramos o no queramos- la tensión que supone un juicio de este calibre y, sobre todo, el incierto de lo que es un jurado, tendréis que entender que la satisfacción se resume en las lágrimas de ese hombre que lleva sufriendo cuatro años".

Según Baena Bocanegra, las primeras palabras que le dirigió a Francisco Javier fueron "vamos a tranquilizarnos". Su cliente "ha estallado", porque han sido "muchos sufrimientos". Recordó los momentos en los que lo visitaba en la prisión de Huelva y Medina le preguntaba "por qué estoy aquí, por qué estoy aquí, y tiene uno que convencerlo de que la justicia es lenta pero que la justicia llega al final. La justicia siempre llega al final".

El togado, que ha cumplido en septiembre 50 años de ejercicio profesional, indicó a los periodistas que "más no se puede decir ni pedirle a un jurado como el que hemos tenido en este caso, que ha estado interesado en el tema; había tres o cuatro personas que se veía que lideraban la información y, de verdad, estoy muy satisfecho".

Baena Bocanegra pidió disculpas a la prensa por no haber realizado declaraciones durante la celebración del juicio. Es su proceder habitual, dijo, "una norma que tengo". En este sentido manifestó que en primer lugar, "no se debe de equivocar a la gente y, segundo, porque pienso que los abogados debemos hablar en los tribunales de justicia". De haberse producido un veredicto desfavorable para su defendido, afirmó, "estaría aquí igual". Pero nunca pensó en un fallo condenatorio: "Estaba convencido de que este tema salía".

Preguntado por si reclamarán algún tipo de indemnización para Fran Medina por el tiempo que ha permanecido en prisión preventiva, el otro abogado defensor, Juan Ángel Rivera, recalcó que "no es el momento de hablar" sobre el asunto. Así, entiende que ahora "ha llegado el momento de saber quién fue la persona que mató a Miguel Ángel y a María; ha llegado ese momento y esperamos que, a partir de ahora, no se coja a cualquier persona por el simple hecho de que existan dudas o sospechas sobre el mismo porque el calvario que ha pasado esta familia, particularmente Fran, toda su familia, sus amistades, incluso todo Almonte... Y Almonte necesita que aparezca definitivamente el que ha hecho esa aberración".

Finalmente, los letrados indicaron que una vez que Medina recogiera sus pertenencias en el penal se trasladarían a la localidad almonteña para "celebrarlo todos con él".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios