La concesión de las autorizaciones ambientales se retrasará hasta abril

  • La administración establece este último plazo para que las empresas que solicitaron las AAI antes de enero la obtengan · La central de ciclo combinado de Endesa y Enagás, entre las más avanzadas

Nuevo plazo para la consecución definitiva de la autorización ambiental integrada (AAI), el nuevo permiso ambiental que reúne todos los existentes hasta ahora y que resulta imprescindible para el funcionamiento de las instalaciones industriales. Para finales del mes de abril de 2008, las instalaciones existentes que solicitaron la AAI antes de enero de este año deberán tener en su poder el permiso que concede la Junta de Andalucía.

Esto supone un retraso notable sobre el plazo inicial marcado para el 30 de octubre de este año. La Ley de prevención y control integrados de la contaminación establecía que las instalaciones industriales existentes tenían que solicitar la autorización ambiental antes del 1 de enero de este año y ésta debía estar resuelta, de forma positiva o negativa, para el 30 de octubre. No obstante, llegado ese plazo sólo un tercio de las empresas que estaban obligadas a presentar la solicitud tenían ya la autorización, una proporción que se repetía en las mayores instalaciones industriales de la provincia, las del Polo Químico.

En el tiempo transcurrido ha habido otras instalaciones que han obtenido la AAI, entre ellas Atlantic Copper y Decal, pero la proporción de industrias sin el permiso aún es importante. En principio, según la normativa, las instalaciones que no contasen con ella podían seguir funcionando hasta que se resolviese la tramitación, pero ahora se ha marcado un plazo para que ésta finalice, finales de abril de 2008. Por tanto, la Consejería de Medio Ambiente tendrá que acelerar en la medida de lo posible la resolución de los expedientes aún abiertos, entre los que se encuentran algunos polémicos como el de la central de ciclo combinado de Endesa en la Punta del Sebo o la factoría de Fertiberia en la avenida Francisco Montenegro, que han contado con bastantes alegaciones.

En el caso de Fertiberia, todo apunta a que se esperará a la respuesta de la Dirección General de Costas sobre el plan para finalizar los vertidos a las balsas de fosfoyesos propuesto por la empresa. Sin embargo, la autorización de la central de ciclo combinado sí está bastante avanzada, al igual que las de otras empresas como Ence o Enagás.

La autorización ambiental integrada es un permiso en el que se trata de evaluar el impacto que tiene una actividad en cuanto a emisiones a la atmósfera, vertidos y producción de residuos. Su novedad reside en que la valoración del impacto ambiental se hace de forma conjunta: si hasta ahora existían diferentes permisos para cada una de estas materias, la AAI los integra haciendo una valoración global de todas las afecciones y teniendo en cuenta las características técnicas de la instalación, su implantación geográfica y las condiciones locales del medio ambiente. A partir de estos parámetros se establecen las condiciones ambientales para la explotación de las instalaciones, especificándose los valores límite de emisión de sustancias contaminantes en función de las mejores técnicas disponibles para cada actividad. Además, la autorización marcará las inversiones a realizar por las industrias para adaptarse a esas mejores técnicas.

Por todo ello, la concesión de la autorización ambiental se da prácticamente por hecha para la mayoría de las industrias, salvo que la declaración de impacto ambiental o el informe de compatibilidad urbanística sean negativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios