Las obras del colegio Doce de Octubre se reanudarán el lunes

  • El Ayuntamiento, en colaboración con la Junta de Andalucía, y la empresa han llegado a un acuerdo tras la reunión que mantuvieron el pasado martes

Los padres del colegio Doce de Octubre respiran ahora más tranquilos después de que el Ayuntamiento de la ciudad les haya asegurado que las obras del nuevo edificio se reanudarán el próximo lunes. Y es que, por falta de pagos por parte del Ayuntamiento de Huelva, la empresa encargada de las obras de construcción del nuevo centro, 'Espina obras hidráulicas', paralizó los trabajos a finales de enero, después de haber mantenido varias reuniones con el Consistorio sin haber llegado a ningún acuerdo.

Al fin, la solución llegó el pasado martes cuando empresa y Ayuntamiento volvieron a poner sus propuestas sobre la mesa y, esta vez, sí se han puesto de acuerdo.

Manoli Romero, la portavoz de la Ampa del centro escolar afectado, desconoce si el Ayuntamiento a pagado a la empresa lo que le debía, "pero hemos conseguido lo que queríamos". Según informa Manoli, las obras se reanudarán el próximo lunes 25 de febrero con la intención de terminar los trabajos del edificio en el mes de mayo. "Así no los ha explicado el Ayuntamiento", confirmó la portavoz quien declaró que "estamos muy contentos y satisfechos ya que, por fin, estamos viendo un poco de luz en este problema".

Los acuerdos alcanzados van más allá de la terminación del nuevo edificio, ya que la construcción de las infraestructuras y la colocación del equipamiento exterior aún no han comenzado porque se ubicarán en el terreno que actualmente ocupa el viejo centro. Así, en torno al inicio de las vacaciones, cuando termine el curso escolar, empezará la demolición del edificio que usan en la actualidad, de manera que, de forma inmediata, comiencen las obras del exterior del colegio con vistas a que a principios de septiembre, el nuevo Doce de Octubre esté totalmente terminado y los alumnos puedan ya ocupar la nueva sede de su colegio.

Así, tras más de cinco meses de retraso en la finalización de las obras, Manoli subraya que "lo que único que queremos es que nuestros hijos puedan trasladarse ya al nuevo edificio ya que, durante estos días de lluvia, han estado con goteras, cartones en el suelo y demás incomodidades que impiden su comodidad, el buen desarrollo de las clases y su rendimiento en ellas. Es cierto que no estaremos tranquilos hasta que los niños no estén en sus nuevas clases pero ya esto es una alegría después de tantas protestas por lo que, al menos ahora al principio, vamos a confiar".

De otra parte, Manoli agradece la colaboración de la delegación de Educación ya que, según asegura, "la delegada estuvo hablando con nosotros y nos dijo que estaba pendiente del tema, además nos afirmó que ya se había puesto en contacto con el Ayuntamiento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios