Una cisterna con gas y un furgón con lejía chocan sin consecuencias

  • El accidente, que ocurrió en la N-431, obligó a activar el Plan de Mercancías Peligrosas · En principio, se temió una fuga · Desalojaron tres establecimientos

El choque por alcance, ayer poco después de las 9 de la mañana, entre una cisterna que transportaba gas y un furgón con lejía obligó a activar el Plan de Emergencias de Mercancías Peligrosas de forma inmediata, aunque finalmente el accidente no tuvo consecuencias graves ni para los conductores de los vehículos implicados ni para la población en general.

Aunque finalmente no tuvo consecuencias, sin embargo los agentes de las Fuerzas de Seguridad crearon un perímetro de seguridad de más de 100 metros en torno a la carretera de enlace (N-431) entre la A-5000 (Huelva-San Juan del Puerto) y la A-49 (Huelva-Sevilla), muy cerca del puente de La Nicoba, cortando la circulación por dicho enlace. Además y siempre de forma preventiva, ante el riesgo de que saliera el gas que transportaba el camión cisterna de Cepsa los efectivos del Servicio de Emergencias de 112 de la Consejería de Gobernación procedieron al desalojo de los tres establecimientos que se encontraban muy próximos al accidente: una gasolinera, un taller de la marca de coches Volvo y un restaurante.

En total se desalojó sobre una decena de personas que en esos momentos estaban trabajando. Todos ellos salieron de por sus propios medios y con absoluta calma.

El trabajo de los Bomberos de Huelva y del Servicio 112 comenzó de inmediato en la misma ronda que se encuentra junto a la gasolinera que fue donde se produjo el accidente. Al parecer, tuvo lugar cuando el camión cisterna iba a entrar en dicha rotonda y el furgón de lejía se empotró por detrás. Por el golpe se rompió la tapadera de seguridad que protege la válvula de carga y descarga se rompiera, lo que alertó de posibles fugas de las 20 toneladas de gas butano que podría llevar el camión, según explicó el director operativo del 112-Huelva, José Blas García. Para evitar dichas fugas, los bomberos actuaron con espuma.

Una vez que una grúa desenganchó el furgón de lejía de la cisterna, ésta pudo volver hacia la gasolinera y llegar al taller donde se reparó la tapadera de la válvula y los intermitentes que quedaron dañados a consecuencia del choque. Poco después el camión cargado de gas butano seguía ruta. Sin embargo, el furgón con la lejía que transportaba tuvo que ser cargado en una grúa porque quedó inutilizado.

Los técnicos lograron normalizar la situación en algo más de dos horas y media, quedando restablecido el tráfico por el tramo cortado de la N-431 a las 12.10 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios