Huelva

'La alegría cintera' protagoniza la Exaltación de la Patrona de Huelva

  • Eduardo Sugrañes aborda en su intervención cómo estas fiestas están entroncadas desde la tradición y la historia en la capital · Los festejos suponen "una seña de identidad" para la capital onubense

Los momentos de encuentro de Huelva con la Virgen de la Cinta protagonizan la Exaltación de las fiestas en honor de la Patrona onubense. La intervención, titulada La alegría cintera, corre a cargo del jefe de sección de Huelva Información, Eduardo Sugrañes, y tendrá lugar en torno a las 20:15, tras la Eucaristía y la imposición de medallas a los nuevos hermanos en el Santuario del Conquero.

En ella se tratará cómo los instantes en los que el devoto se encuentra con la Virgen Chiquita son siempre "momentos de satisfacción" para el exaltador, quien abordará también cómo estas fiestas están entroncadas desde la tradición y la historia en la capital onubense, formando un vínculo cercano con la ciudadanía. Sugrañes entiende que las celebraciones no son nuevas, sino que ya "son una seña de identidad" en las que la Virgen Chiquita "corre por la sangre y se convierte en faro, guía y aurora de los onubenses".

La Exaltación también ofrece un recorrido por el día a día de la vida cintera. Algo que, según sus palabras, "lo lleva a acudir al Santuario todos los días del año", ya sean los padres que acuden a presentar a sus hijos ante la Patrona, las parejas que se casan o aquéllos que van a pedir una súplica a la Virgen.

La figura de Francisco Martín Olivares también estará presente en la Exaltación de Sugrañes. A causa de la intervención de este onubense, las festividades en honor a la Virgen de la Cinta tomaron un nuevo giro para hacerse más solemnes, y se pone de manifiesto la necesidad de tallar una nueva imagen, que es la que sale en procesión en la actualidad.

Para Sugrañes, la pronunciación de la Exaltación "es un regalo que te hace la Virgen", y conlleva también un significado especial porque este año se conmemora el 250 aniversario de la instauración oficial de esta fiesta. La Exaltación es "la mirada de cualquier onubense, cualquier día del año a la Virgen de la Cinta", y es también una llamada de encuentro con los campanilleros, que aportan "música y sentimiento a la devoción".

Otro de los puntos que destacará el exaltador serán las luces y la armonía del traslado de la patrona de Huelva. Un paisaje que "en el que cada uno vamos poniendo nuestra pincelada de color, cariño y devoción". Para Sugrañes, esta salida en procesión conforma "un mosaico que queda durante todo el año y que se renueva cada agosto en el amanecer de ese domingo".

El encuentro de la Virgen con Huelva en su Novena, en el que se crean "ríos de devoción" y la solemnidad del día 8 de septiembre en la Catedral son dos aspectos que tienen su lugar en la Exaltación. En ella también se hará énfasis a "cómo Huelva se hace pueblo alrededor de la Virgen", ya que se produce en esos momentos un diálogo "de fe y devoción".

Estas festividades son "una forma de vida, un camino en el que la ciudad se acerca a la Virgen", la cual, según sus palabras, ha estado siempre cerca de los grandes acontecimientos de la ciudad, así como en los momentos más difíciles, como los que se están pasando en la actualidad como consecuencia de la crisis económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios