Uno de cada cien contratos de alquiler termina en los juzgados

  • El último año se cerró con más de un centenar de pleitos por impago

La morosidad tiene mucho que ver con el impago de cantidades comprometidas con el pago de la vivienda que también se refleja en los tribunales. Únicamente atendiendo a los pleitos relacionados con los alquileres, el último año ha dejado en Huelva más de un centenar de casos, lo que significa duplicar los litigios que se registraron en la provincia hace cinco años y lo que supone que el 1,2% de los alquileres termina en los juzgados.

El pasado ejercicio se cerró con 120 alquileres litigiosos, es decir, arrendamientos que provocaron algún tipo de pleito. De todos ellos, 105 (el 87,5%) estuvieron provocados por falta de pago de las rentas comprometidas lo que se convierte en un indicador más de la dificultad que las familias onubenses tienen para poder hacer frente a sus pagos.

Si se compara la cifra de las causas registradas en el último año con las del año anterior se comprueba un descenso, lógico si se tiene en cuenta que el número de viviendas en régimen de alquiler disminuyó en 2007. Aunque si se echa la vista atrás y se analizan las causas que llegaron a los tribunales en 2002 se evidencia un aumento considerable, ya que entonces fueron 64 los alquileres litigiosos, (la mitad). En aquel año las causas no eran muy diferentes a las de ahora y así del total, 50 se debieron a la falta de pago (con lo que se ha mantenido el porcentaje del 87%). Desde entonces, la evolución ha sido irregular para llegar al año 2006 con la cifra más alta, 180 pleitos de los que 151 correspondían a falta de pago de las rentas. En el resto del país el comportamiento es similar y la estadística no revela ninguna sorpresa: el 89,6% de los casos contabilizados se debió al impago de las rentas.

Aun siendo pocos, la estadística (comienza a publicarse ahora en el Instituto Nacional de Estadística) para tener una periodicidad anual no computa aquellos conflictos que finalmente no llegan a los tribunales y se resuelven entre ambas partes o a través de mecanismos alternativos como el arbitraje. De hecho, parece que la generalización de estos sistemas de resolución de conflictos ha posibilitado que se confirme la tendencia a que los litigios por alquileres disminuyan. La última estadística que el Ministerio de la Vivienda ofrece sobre el número de inmuebles el régimen de alquiler que existe en cada provincia corresponde a 2006, y ateniéndonos a esos datos, en la provincia estaban disponibles algo más de 10.000 lo que pone de manifiesto que 1 de cada cien contratos de alquiler termina en los juzgados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios