Los centros de protección de menores de Huelva están al límite

  • De las 245 plazas existentes en la provincia, en febrero se habían cubierto 241, el 96% · En los últimos catorce meses se han formalizado 84 acogimientos de menores

Los centros de protección de menores de la provincia de Huelva se encuentran a día de hoy al límite de su capacidad. De hecho, de las 245 plazas existentes para acoger a menores en situación de desamparo, el mes de febrero se cerró con 241 plazas ocupadas, el 95,9%.

En Huelva hay actualmente 22 centros o pisos de protección, 13 de ellos en la capital y nueve repartidos por la provincia. De las 245 plazas que albergan, 221 son concertadas y 24 son propias de la Junta de Andalucía (de los tres pisos 'Juan Ramón Jiménez' de la capital).

El concierto de plazas de protección de menores se establece con ocho entidades en total. Una de ellas es pública, la Diputación de Huelva, mientras que el resto son Cáritas Diocesana de Huelva, Obras Cristianas de Gibraleón, la fundación de ayuda a la infancia y juventud 'Santa María de Belén', los Hermanos Obreros de María, y las asociaciones 'Paz y Bien', 'Tierra nueva' y Mensajeros de la Paz-Andalucía.

La tutela de los menores desamparados que residan o se encuentren transitoriamente en el territorio provincial corresponde a la Delegación de Igualdad en Huelva. Para la declaración de una situación de desamparo, la Junta de Andalucía inicia el expediente de protección, pudiendo adoptar las medidas inmediatas que el niño requiera.

Cuando un menor se encuentra en situación de desamparo o abandono, el Servicio de Protección de Menores de la Delegación Provincial para la Igualdad y el Bienestar Social inicia un protocolo de actuación que comienza con la localización del niño, continúa con la evaluación de su situación y finaliza con las medidas de acogimiento residencial o familiar acorde con las necesidades del menor.

En los últimos catorce meses, se han formalizado 84 acogimientos de menores en Huelva. El perfil de estos niños responde, en gran medida, a adolescentes y jóvenes de ambos sexos, menores procedentes de la inmigración y chiquillos con una problemática que requiere una atención especial.

El caso más sonado y reciente ha sido tal vez el de la recién nacida que fue abandonada el pasado 1 de marzo en el remolque de un vehículo en Mazagón. La cría, que fue hospitalizada y recibió el alta el 10 de marzo, ha sido internada provisionalmente en un centro de protección.

El segundo paso será que la Comisión de Medidas de Protección se reúna y ratifique su situación de desamparo, anteriormente provisional. Una vez ratificado, Igualdad y Bienestar Social iniciará, de conformidad con lo dispuesto en la normativa, el procedimiento de acogimiento familiar de la menor en régimen preadoptivo.

Los centros de protección se dividen en casas o residencias. Una casa es un núcleo de convivencia ubicado en una vivienda normalizada que siguen los patrones de los hogares familiares más comunes, mientras que en la residencia se agrupan varios núcleos de convivencia similar a las casas y en los que las personas acogidas comparten habitualmente espacios comunes.

La inversión prevista por la Junta de Andalucía en centros propios y concertados (en concepto de concierto, mantenimiento y acogimientos remunerados) para este año es de dos millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios