La causa por sedición contra Trapero se amplía al 1-0

  • El mayor de los Mossos sale libre con medidas cautelares pero deberá volver ante el juez

Un nuevo atestado de la Guaria Civil sobre hechos ocurridos antes, durante y después del 1-O ha llevado a la Fiscalía a ampliar su investigación por sedición en la Audiencia Nacional, que cuenta con cuatro imputados: el jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, una agente y dos líderes independentistas.

La presentación ayer de este atestado puede interpretarse como el primer paso para investigar lo ocurrido el 1-O en el dispositivo policial para impedir el referéndum y que se saldó con críticas de la Policía y la Guardia Civil por la inacción de los Mossos, han informado a Efe fuentes fiscales.

Un nuevo atestado de la Guardia Civil sobre la actuación de los Mossos relanza la investigación

Trapero y los otros tres investigados tuvieron que comparecer ayer en la Audiencia Nacional en relación al asedio a la Guardia Civil durante un registro en la Consejería de Economía de la Generalitat para impedir la celebración del referéndum ilegal en Cataluña, el 20 y 21 de septiembre.

Los cuatro quedaron en libertad tras pasar ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela al no haber pedido la Fiscalía ninguna medida cautelar contra ellos, si bien Trapero podría ser de nuevo llamado a declarar el 16 de octubre, según informaron a Efe fuentes jurídicas.

Antes de la comparecencia y ante la presentación esta mañana de este nuevo atestado, la Fiscalía pedía la suspensión de estas declaraciones para permitir a las partes poder instruirse antes de ser interrogados al respecto y evitar así "posibles nulidades", petición a la que se han unido las defensas.

La juez, que no descartó volverles a citar, se opuso sin embargo a suspender las comparecencias al entender que, al ser llamados como investigados, ya existían datos de la posible comisión de un delito. Ante esta situación, y al entender que los cuatro deberán ser de nuevo citados para ser interrogados en base al nuevo atestado, el fiscal optó por no pedir medidas cautelares para ninguno al considerar que la comparecencia de ayer quedó "inconclusa".

Sólo Trapero y el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, quisieron declarar, si bien este último se limitó a responder a su abogado. El mayor de los Mossos defendió ante que la actuación del cuerpo en el asedio a la Guardia Civil durante el registro a la Conselleria de Economía fue "correcta y necesaria" y denunció que no se les avisó "con suficiente antelación".

"La primera noticia que tuvieron los Mossos sobre la actuación policial de la Guardia Civil llegó a través de los medios de comunicación", según una nota de los Mossos. Trapero trasladó en su declaración que, al no ser avisados con tiempo del registro, el dispositivo no se pudo planificar y eso "obligó a irlo adaptando en función de las circunstancias".

Tras quedar en libertad, el,mayor de los Mossos d'Esquadra, quien acudió uniformado a la cita judicial, salió de la Audiencia Nacional entre aplausos de apoyo de políticos independentistas y gritos de "traidor" por parte de un grupo de ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios